martes, 28 de julio de 2009

“Antier”, “anteayer” y “antes de ayer”.

La esquina del idioma
Piedad Villavicencio Bellolio

Pregunta: ¿Considera usted correcto decir “antier” por “ante ayer”? Lo usamos mucho en Cuba, veo la influencia francesa “ant hier”. ¿Qué opina usted? (Rosa Leonor Whitmarsh)

Respuesta: El adverbio de tiempo “anteayer” significa ‘un día anterior al de ayer’. También se emplea la variante “antes de ayer”, pero tiene más aceptación “anteayer”. No es incorrecto decir “antier”, pero su aplicación es meramente coloquial. Evítese en escritos y diálogos de carácter formal.

“Anteayer” se forma del elemento compositivo prefijo ante- (‘anterioridad en el tiempo y en el espacio’) + ayer (‘día que es inmediatamente anterior al de hoy’), mientras que “antier” es el resultado de la contracción del adverbio latino “ante” (‘antes de’) + “heri” (‘ayer’), también latín. No procede del francés, que por cierto es avant hier (‘anteayer’).

El adverbio de tiempo “antier”, de uso coloquial, consta en los diccionarios de la Real Academia Española (RAE), desde la edición de 1770 hasta la que está vigente, la de 2001.

Etimología y significado de “tsunami”.

Pregunta: ¿De dónde proviene el término “tsunami”? La prensa lo usa como sinónimo de “maremoto”, pero en los diccionarios no consta esa palabra. (Malena Castillo, Guayaquil)

Respuesta: “Tsunami” es un vocablo de origen japonés que procede de “tsu” (puerto o bahía) y “nami” (ola u onda). Literalmente significa grandes olas en el puerto. La palabra “tsunami” es comúnmente conocida como sinónimo de “maremoto”, aunque primero se produce el maremoto y luego viene el tsunami.

Según el glosario sismológico de www.geocities.com, “tsunami o maremoto” son ondas marinas originadas por sismos que causan desplazamientos repentinos del fondo marino o por erupciones de volcanes oceánicos.

“Tsunami” consta en el diccionario Vox con una sola acepción: ‘Ola de gran longitud, provocada por seísmos submarinos y que avanza en todas las direcciones a una velocidad de hasta 50 km/h’.

Los términos “maremoto” y “tsunami” se consideran sinónimos (Enciclopedia Encarta).

Construcciones en tiempo presente+futuro y viceversa.

Pregunta: A diario leo textos en los periódicos en los que se mezcla el presente con el futuro o viceversa, como los ejemplos siguientes: “Hoy a las 17:30 se inaugurará...”, “El suministro de agua potable será suspendido hoy en la parroquia Pascuales...”. ¿Hay alguna norma que faculte estos usos?


Respuesta: En esos ejemplos, el presente no necesariamente es todo lo que está por ocurrir hoy; lo que pasará en el transcurso del día es futuro también. El presente+futuro indica acciones que ocurrirán a partir de este momento.
Un periódico circula, generalmente, en horas de la madrugada, así cualquier cosa que vaya a suceder durante el día será una situación futura. Las combinaciones de presente+futuro son válidas si se trata de un futuro muy cercano. En los artículos periodísticos no se puede dar por cierto un hecho que todavía no ha ocurrido, pero hay casos en los que perfectamente se puede construir toda la oración en tiempo presente.

Las construcciones con futuro+presente normalmente se hacen con adverbios y sintagmas adverbiales de futuro: mañana, después, la semana próxima, etcétera.
Expresa además la confianza o seguridad de que la acción futura se va a realizar: Mañana viene mi hijo. La semana próxima tengo que ir a la universidad.

Según la Enciclopedia Encarta, el presente indica que la acción expresada por el verbo se da en la época misma en que se habla: Luis vive en Guadalajara; Sergio trabaja aquí. Puede presentar matices temporales específicos:

El presente puntual se refiere a nociones momentáneas que se desarrollan en el momento presente del hablante: dispara.

El presente histórico indica hechos pasados y que ya son historia, porque han ocurrido con anterioridad: Colón descubre América en 1492. Es una forma típica de los escritos de carácter histórico y narrativo. El hablante intenta acercar y revivir aquellos hechos ocurridos en el pasado.

El presente por futuro expresa acciones que van a ocurrir en un momento posterior: La semana próxima empiezo a trabajar. El hablante expresa una convicción o seguridad de que los hechos ocurrirán.

El presente ingresivo indica acciones que están a punto de realizarse: Ahora mismo voy.

El presente imperativo expresa obligatoriedad, tiene valor de futuro, y es utilizado para expresar un mandato: Tú te vas ahora de mi casa.

El presente actual indica una acción que se está realizando en el momento presente, y que se amplía tanto hacia el pasado como hacia el futuro: Vivo en Madrid.

El presente habitual indica una repetición de acciones o procesos que se dan en la época del hablante: Me levanto a las ocho.

El presente persistente no expresa limitación temporal alguna, y se refiere a nociones o valores universales y eternos: La justicia es necesaria.

El presente gnómico aparece en refranes, proverbios, máximas..., que tienen valor no solo en el momento actual sino en cualquier tiempo: A quien madruga, Dios le ayuda.


Texto tomado de: La esquina del idioma  http://www.eluniverso.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin