martes, 24 de febrero de 2015

Bachillerear y bachillerar comparten la raíz, no los significados

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
Así es. Parecen sinónimos pero no lo son. Bachillerear es intransitivo y denota que se habla mucho e impertinentemente y, según el DRAE (2014), es coloquial y desusado. En este punto, vayamos al sentido de «desusado», que se refiere a algo cuyo empleo es raro o desacostumbrado.
Bachillerar, en cambio, no tiene carácter informal y puede ser transitivo e intransitivo. Se usa para expresar que se otorga el grado de bachiller a alguien; también, que se adquiere o se toma ese título académico.
Tanto bachillerear como bachillerar resultan extraños en el Ecuador. No obstante, se pueden emplear como en las siguientes oraciones: No bachillerees tanto, sé prudente en tus comentarios. Las instituciones educativas del Estado bachilleraron a los estudiantes del Litoral. Juan se bachilleró en un colegio de educación a distancia.
Affaire es un amorío
‘Aventura o relación amorosa ocasional’ es la segunda acepción que adoptó affaire en el nuevo DRAE.
Por su característica de extranjerismo se recomienda que se escriba con resalte ortográfico: cursiva, negritas o entre comillas. Su primer significado se refiere a ‘asuntos ilícitos o escandalosos’.
Abatir también equivale a ‘hacer caer sin vida’
En esta columna se recomendó varias veces que no se empleara el verbo abatir con el sentido de ‘hacer que una persona se desplome sin vida’. Claro que esta recomendación tenía el sustento de la vigesimosegunda edición del DRAE, que indicaba que ese infinitivo significaba ‘derribar, derrocar, echar por tierra’; no se incluía la precisión de ‘derribar sin vida’.
Pero ya no hay razones para cuestionar ese uso, pues actualmente «abatir» también se refiere a ‘hacer caer sin vida a una persona o animal’, como en esta construcción:Un halcón fue abatido a tiros, pese a que está prohibido cazar especies en peligro de extinción.
FUENTES:
Diccionarios de la lengua española (2001 y 2014), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.
Pintura de: Vladimir Volegov, 
 
tomada del Facebook 
Vladimir Volegov
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
Guayaquil, Ecuador

sábado, 21 de febrero de 2015

Hoy es posible alunizar en un local comercial

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
Alunizaje y alunizar adoptaron una acepción más: aparte del sentido relacionado con ‘posarse en la superficie de la Luna’, en la última edición del DRAE (2014) constan también con los significados de ‘acción de dirigir un vehículo contra la luna de un escaparate con la finalidad de romperla y perpetrar un robo’ (alunizaje); y ‘entrar en un establecimiento por el procedimiento del alunizaje para robar en él’ (alunizar). Ejemplo: Apresaron a una banda que había alunizado en varios almacenes de electrodomésticos.
Diferencias entre foramen y horado
Suele usarse la palabra horamen para referirse a un agujero hecho en una pared u otra superficie, pero ese término no es apropiado. La expresión correcta es horado, sustantivo que denota el efecto de horadar.
Según el Diccionario académico, horado se deriva del latín foratus (perforado) y significa ‘agujero que atraviesa algo de parte a parte’; también, ‘caverna (concavidad subterránea)’.
Foramen figura en el diccionario Clave con la acepción de ‘agujero, orificio o cavidad’.
No se recomienda que foramen y horado se usen como sinónimos, pues el primero denota que hay un hoyo en un terreno o un hueco en la pared, sin que esto especifique que la cavidad o el agujero traspasa la pared. En cambio, el segundo sirve para precisar que el hueco o agujero cruza al otro lado: Hicieron un horado en la pared del bazar para robar la mercadería.
Un colchón también es un margen favorable
Así lo indica el revitalizado DRAE en la cuarta acepción: ‘margen favorable en algo’.  El equipo cuenta con un colchón de tres puntos.
Entonces, siempre hay que dejar un buen colchón de días para poder cumplir con nuestras metas. Colchón es tener una ventaja no solamente de tiempo sino de cualquier cosa, como puntos, dinero, etcétera.
FUENTES:
Diccionario de la lengua española (2001), Diccionario panhispánico de dudas(2005) y Diccionario de americanismos (2010), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española; lavanguardia; Dossier de prensa del DRAE 2014.
Pintura de: Vladimir Volegov, 
tomada del Facebook 
Vladimir Volegov
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
Guayaquil, Ecuador
Blog Widget by LinkWithin