lunes, 8 de febrero de 2016

¿La voz «estatuto» se usa solo en singular?

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
La palabra «estatuto» es un nombre masculino. Por esa particularidad no cambia el género, pero sí admite su empleo en plural; sobre todo, cuando tiene carácter genérico. Ejemplo: «En Derecho Internacional Privado, el sistema de los estatutos está integrado por el régimen propuesto...» (Cabanellas, 1993).
Si partimos del ámbito legal e, incluso, semántico, la palabra «estatuto» podría funcionar también como nombre colectivo. Y, desde este punto de vista, el plural resultaría redundante. Veamos por qué.
Las acepciones de este sustantivo apuntan al reglamento, ordenanza, régimen jurídico o conjunto de leyes; por lo tanto, es suficiente con decir «el estatuto» para captar perfectamente la idea de un conjunto de normas, artículos u otras disposiciones legales. Ejemplos:
El Estatuto de Roma; Estatuto del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social; Estatuto de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.
Según estas reflexiones, la elección del plural o del singular dependerá del emisor y, por supuesto, del contexto.
¿Es «vía telefónica» o «por vía telefónica»?
La palabra «vía» se usa como preposición cuando antecede a un sustantivo y significa ‘pasando por’ o ‘empleando el medio que se indica’. Ejemplo: Llegó al Ecuador vía Colombia.
La preposición «por» debe preceder a «vía» cuando esta palabra acompaña a un adjetivo y denota ‘el modo o el medio que se usa para un traslado o una comunicación’. Ejemplo: Por vía telefónica se convocó a los asambleístas. (F)
FUENTES:
Diccionario panhispánico de dudas (2005), Nueva gramática de la lengua española (2009), Ortografía de la lengua española (2010) y Diccionario de la lengua española (2014), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española; Diccionario jurídico elemental (1993), de Guillermo Cabanellas de las Cuevas.
Dibujo de: martin etienne, tomada del blog 
jours chômés 
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
   
 
Guayaquil, Ecuador

martes, 8 de diciembre de 2015

En el lavado a mano, ¿se «restriega» o se «restrega»?

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
La ropa se restriega en el lavado a mano. La forma «restriega» viene del verbo irregular «restregar», que se conjuga como «acertar». Su raíz o lexema es restreg-. Recordemos que son irregulares los verbos que no siguen los modelos de conjugación propuestos o cuyos lexemas o desinencias cambian.
En la conjugación del verbo «restregar» la irregularidad se presenta en la diptongación (unión de dos vocales) de las formas cuya raíz tiene acento prosódico. En estos casos la raíz restreg- cambia a restrieg-: restriego, restriegan. En los ejemplos que anteceden, la fuerza de voz está en la penúltima sílaba, justamente en la raíz.
Las raíces que tienen pronunciación átona no se modifican: restregué, restregamos. En este grupo la intensidad de la articulación cae respectivamente en las sílabas última y penúltima, sin afectar la raíz.
¿Es venimos o vinimos?
Las dos expresiones corresponden al modo indicativo del verbo venir. Están en primera persona del plural, y la elección de una u otra forma depende del tiempo que se desee transmitir.
«Venimos» se usa cuando la acción está en presente puntual (para la RAE) o presente actual o momentáneo (para otros autores), como en este ejemplo:Venimos a ayudar (el grupo de personas llega en el momento en que se menciona la frase). También se usa como presente habitual o cíclico: Nosotros venimos antes de que suene el timbre de inicio de clases (esta acción se da habitualmente); o como presente durativo, extendido o continuo: Siempre venimos por la avenida Domingo Comín (la acción ocurre en el presente, sucedió en el pasado y posiblemente seguirá cumpliéndose en el futuro).
«Vinimos» se emplea para indicar que la acción es un hecho pasado: Hace dos días vinimos todos a visitarte, pero no nos recibiste. Esta forma verbal pertenece a la conjugación del pretérito perfecto simple o solo pretérito, según la RAE; pero algunos gramáticos lo denominan pretérito indefinido.
Concluyamos la práctica con el uso de las dos formas (presente y pretérito) en una misma frase: Ayer vinimos sin ilusiones ni norte y perdimos la batalla; hoy venimos con mucho optimismo y de seguro triunfaremos. (F)
(Estos temas se actualizaron de las columnas del 11 de abril y 18 de septiembre del 2011).
FUENTES:
Diccionario panhispánico de dudas (2005), Nueva gramática de la lengua española (2009) y Diccionario de la lengua española (2014), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.
Dibujo de: martin etienne, tomada del blog 
 jours chômés 
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
  
 
Guayaquil, Ecuador
Blog Widget by LinkWithin