viernes, 3 de julio de 2009

Chocolatemanía

Ojo a la Gastronomía
Epicuro | epicuro@eluniverso.com

Creo que el mejor libro acerca del chocolate es el que publicó Chantal Coady como “un manual para sibaritas” (así lo llama ella). Los aztecas no llegaron realmente a morder una tableta o a compartir con la chica de la publicidad televisada un Mágnum capaz de hacernos perder la cabeza. Los europeos, atrasados en lo que se refiere a especias, papas y cacao, descubrieron tan solo en el  siglo XVI el dulce placer del chocolate con leche. Mientras Juan Sebastian Bach dedicaba al café una de sus cantatas, Mozart ponía en el escenario a encantadoras damiselas bebiendo su tacita de chocolate. El xoxolatl encontrado por Hernán Cortés cambió su nombre por uno más fácil de pronunciar.

Contiene teobromina, sustancia antidepresiva que reaviva el ánimo, combate la tristeza, es de gran ayuda para los enamorados frustrados, aun cuando los lleva a una apreciable subida de peso.

En los Estados Unidos he visto gente obesa mandarse al coleto dos litros de helados con crema chantilly, caramelo, más el famoso fudge, salsa cremosa delirante.

Ecuador tiene el mejor cacao del mundo. Encontré en los almacenes especializados de Francia tabletas adornadas con el mapa de nuestro país y la ubicación exacta de Quito mas prescindiendo de Guayaquil, cosa extraña, marcas como Lindt, con su Noir aromatique: Equateur. Degustation, Nestlé con el Noir fruité (negro aficionado), Valrhona, comprador del grano de Naranjal.

Personalmente soy aficionado al chocolate negro dulce-amargo. Otros gustan del blanco, combinación de manteca de cacao, azúcar y leche. Valrhona creó en 1986 la denominación grand cru (gran cosecha) para su cobertura de chocolate Guanaja, elaborada solo con granos de Suramérica. Se distinguen el brut amargo, el extra amargo, el amargo, el agridulce, el semidulce, el dulce, el llamado cobertura, que no deben confundir con el revestimiento de una torta pues es un chocolate que suelen usar los profesionales por su alto contenido de manteca de cacao (más de 31%).

Las coberturas más exquisitas son aquellas que se elaboran con granos aromáticos poco tostados de calidad superior y vainilla natural. Las marcas norteamericanas Hershey y Ghirardelli nunca me entusiasmaron. Las diversas firmas reciben estrellas como el vino, el coñac. Salvador Dalí realizó su propio busto, tamaño real, usando chocolate macizo de la Casa Baixas. La misma fábrica expuso maquetas de catedrales, de la Giralda de Sevilla, la Puerta de Alcalá de Madrid, todo hecho con el más fino chocolate pero creo que el mejor del mundo lo hace el italiano André Slitti. Se dio el lujo de derrotar en Francia a 43 concursantes internacionales y se llevó la medalla de oro en 1993, luego el Gran Premio de París.

Cuando el chocolate se une a los helados nace la gloria, pero esa es otra historia que dejamos para otro artículo.

Texto tomado de: Epicuro / http://www.eluniverso.com/

1 comentario:

  1. me fascinan los chocolates y estos se ven deliciosos.
    Saludos
    olguis.

    ResponderEliminar

Blog Widget by LinkWithin