miércoles, 13 de octubre de 2010

La coma

Gazapos y tropezones

Manuel Corrales Pascual

De la Academia de la Lengua

¿Cuándo debemos usar la coma? Esta pregunta tiene como complemento esta otra: ¿cuándo es incorrecto el uso de la coma? Veamos.

Dice la Ortografía de la Academia que "la coma (,) indica una pausa breve que se produce dentro del enunciado". De manera que, por ejemplo, si leemos en voz alta un texto, al llegar a una coma hacemos una brevísima parada.

La coma se utiliza, en primer lugar, para separar los miembros de una enumeración: "Adonis era alto, fuerte, sano y muy hermoso". 

En segundo lugar (caso muy parecido al anterior), usamos la coma para separar conjuntos gramaticalmente equivalentes dentro de una misma frase: "Dicho esto, se dio la vuelta, abrió el portalón, dio un gran grito y salió corriendo".

Como vemos en los dos ejemplos citados, antes del último elemento de la enumeración no va coma, sino la conjunción copulativa "y". Y es que tal conjunción en las enumeraciones equivale precisamente a una coma. Hay enumeraciones en las que en vez de coma se pone precisamente la conjunción "y" después de cada elemento enumerado: "Venía lleno de llagas y heridas y pústulas".

Después de un vocativo, usamos la coma: "Martín, te he dicho que vengas". También se encierra entre comas el nombre de la persona a la que nos dirigimos: "Estas cosas te he escrito, mi querido amigo, para que entiendas en su totalidad el problema".

A veces, el nombre de la persona o de las personas va separado por una coma, de la frase que le dirigimos: "Y ahora pónganse en fila, soldados".

Los incisos o "cuñas" que introducimos en mitad de una oración van entre comas: "Luis, aquel joven al que hace pocos días saludamos, ha muerto repentinamente". "El Quijote, que muchos consideran la más grande novela de todos los tiempos, cumple ahora 400 años".



Texto tomado de: Gazapos y tropezones Diario hoy.com.ec
Quito, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin