viernes, 22 de enero de 2010

El diez que cambiará su vida

Myriam Mora Alvarado / alquimistam@yahoo.com

Un nuevo enfoque para retomar el control de sí mismo, tomar decisiones diferentes en la casa, en las relaciones y en el trabajo.

La propuesta de Susy Welch es clara, directa y transparente. Todo empieza cuando enfrentamos un dilema: ¿Cuáles son las consecuencias de la decisión que tomemos en 10 minutos? ¿En 10 meses? ¿Y en 10 años?

Suena sencillo, pero el proceso hace enfrentarnos a nuestros miedos, necesidades, sueños y esperanzas, al impacto que tienen las decisiones todos los días o la que se toma una vez en la vida, y que nos ayudan a identificar nuestras metas y valores para vivir de acuerdo con ellos.

"En una época en que el mundo se mueve a la velocidad de la luz y se siente que las decisiones son inexorablemente complejas, el 10-10-10 puede ayudarlo a forjar una vida premeditada en la que usted escoja sus opciones, una por una. Puede evitar que observe su vida desde afuera, con asombro, consternación o remordimiento que lo corroerá por siempre".

" El 10-10-10 ayuda a decidir si quiere ser mujer profesional o una madre de familia, o ambas; si una relación debe progresar o terminar; si vale la pena conservar un empleo", asegura Welch, una norteamericana, periodista de renombre, conferenciante y autora de varios libros, entre ellos, este 10-10-10 de la Editorial Norma.

¿Cómo funcionA?
Todo proceso 10-10-10 se inicia con una pregunta. Un planteamiento de un dilema, una crisis o un problema en forma de pregunta: ¿Debo renunciar a mi trabajo? ¿Debo comprar la casa que está en oferta? ¿Debo de cambiar a mi hijo de colegio? ¿Debo de seguir con mi relación o terminarla?

Welch, quien también es columnista de The New York Times, sostiene que tener una pregunta definida es esencial para el 10-10-10, ya que muchos problemas complejos están relacionados con temas colaterales, con divagaciones, con falsos supuestos. Por lo que los procesos más efectivos tienden a iniciarse con la identificación exacta de qué asunto, subyacente a todo, es el que está tratando de resolver.

La siguiente etapa es la de recolección de datos. Esta parte la puede realizar en la computadora, o con un papel y lápiz, en la cabeza o en una charla con un amigo. El único "requisito" es ser honesto y exhaustivo al responder: ¿Cuáles son las consecuencias de cada una de mis opciones en 10 minutos?, ¿en 10 meses?, ¿en 10 años?

El primer 10 representa el "ahora", el horizonte de 10 minutos. El segundo, el escenario de 10 meses, es el momento en el futuro previsible o inmediato, en el que el efecto inicial de su decisión ha pasado, pero sus consecuencias se siguen sintiendo en forma que puede predecir razonablemente. Y el tercer 10 es un momento en el futuro que es tan lejano que sus detalles son completamente vagos. La principal razón para no poner la mira en este de 10 años, es que puede ser demasiado riesgoso, explica.

El último paso del proceso es el análisis. Para esta etapa tome toda la información que a recopilado y contrástela con sus valores más profundos: creencias, metas, sueños y necesidades. Esta parte lo lleva a preguntarse: "Sabiendo lo que sé ahora sobre todas mis opciones y sus efectos ¿cuál decisión es la que me ayudará a decidir y administrar mi vida? Y en la respuesta a esa pregunta, usted tiene su solución 10-10-10".

Texto tomado de Semana Holística: Diario Expreso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin