martes, 28 de septiembre de 2010

Consciente y Conciencia


Gazapos y tropezones

Manuel Corrales Pascual

De la Academia de la Lengua

Frecuente error ortográfico doble entre nosotros: muchos conciudadanos escriben conciente, inconciente, cuando deberían escribir consciente, inconsciente. Y, al contrario, escriben consciencia cuando deberían escribir conciencia.

Primeramente, ¿a qué se debe este error ortográfico? Entiendo que al seseo: ese fenómeno fonético en virtud del cual pronunciamos como "s" la "c" delante de "E" y de "I": pronunciamos aseite (cuya escritura ortográfica correcta es "aceite"), sigüeña ("cigüeña"), siénaga o siénega ("ciénaga" = "ciénega"), sedaso ("cedazo").

A propósito del último ejemplo que acabamos de poner: observemos que "cedazo" se escribe con "z" delante de la "o"; sin embargo, los seseantes la pronunciamos también como "s" en todos los casos: sapato, sepelín, sigsag, sopenco, sumbido ("zapato", "zepelín", "zigzag", "zopenco", "zumbido").

Y cuando ortográficamente nos encontramos con el grupo "sc", como en "consciente", "inconsciente", también lo pronunciamos como "s". Ortográficamente, no existe en nuestra lengua "conciente", sino "consciente". Por tanto es falta de ortografía no escribir la "s" antes de la "c".

Tampoco es correcto escribir "inconciente". Lo correcto es, "inconsciente". A propósito de este vocablo, digamos que funciona como adjetivo en frases como El enfermo estaba inconsciente (privado de sentido). Lo usamos como nombre cuando decimos Fulanito es un inconsciente (es decir, que no se da cuenta del alcance de sus actos). Finalmente, funciona también como nombre cuando nos referimos al inconsciente, es decir, cuando lo usamos como tecnicismo que la psicología utiliza para denominar el sistema de impulsos reprimidos, pero activos, que no llegan a la conciencia.

Dibujo de: Ami Plasse, tomada del blog Ami Underground
Texto tomado de: Gazapos y tropezones Diario hoy.com.ec
Quito, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin