domingo, 31 de marzo de 2013

Emperifollada y emperijoyada denotan exceso de adornos y afeites

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
La palabra emperifollada pertenece a la familia léxica de emperifollar, verbo que a su vez se deriva de emperejilar, que significa adornar a alguien de manera excesiva o arreglarse una persona con demasiado esmero o en demasía.

Emperifollar y emperejilar están emparentados con perifollo, sustantivo que se emplea para referirse a una planta herbácea (fam. Umbelífera) como el perejil, apio, cilantro, etc., cuyas hojas son aromáticas y sirven en la condimentación de alimentos.

Como los perifollos se usan no solamente para sazonar sino también para adornar las ensaladas o los guisados, ese nombre adoptó asimismo el sentido de ‘adorno de mujer’ (adorno mujeril, según Corominas, 1961). 

Sobre este significado, el Diccionario de Autoridades (1737) indica que perifollos se denominan vulgarmente las cintas y otros adornos vistosos que se ponen las mujeres.

En la actualidad emperifollar emperejilar se emplean también para referirse a animales y cosas. De ahí que en lenguaje coloquial se suele decir, por ejemplo, «Hay que emperifollar el salón para el baile de disfraces» o «Su mascota siempre anda emperejilada».

En Honduras se emplea el verbo emperendengar con los mismos sentidos de los infinitivos mencionados.

EMPERIJOYADA
Este vocablo no está en el diccionario académico, pero eso no ha obstaculizado su empleo. Con una centena de casos, el Google corrobora la existencia de esa voz.

Al leer los contextos de los referidos resultados (buscar en Google) se percibe que emperijoyado emperijoyada se pudo haber creado por analogía con emperifollado emperifollada. En todo caso, a partir de su morfología ese verbo denota que una persona está adornada con exceso de joyas y de paso se ha maquillado y vestido de manera escandalosa o exagerada.

En conclusión, emperifollaremperejilaremperijoyar emperendengar con sus respectivos participios y plurales transmiten ideas equivalentes: que algo o alguien está adornado o acicalado de manera profusa.

Acoderar implica sujetar; encallar es quedar atrapado
Cuando un barco queda atrapado en un banco de arena o por causa de un choque con rocas, peñascos o peñas, esa embarcación se encalló o se varó (no se acoderó).

Acoderar un buque es usar cabos gruesos (o coderas) para liar la embarcación por la parte posterior (popa) a otra nave, a un muelle o a una boya para que permanezca anclada con uno de sus costados en determinada dirección.

En el ámbito marítimo, encallar varar tienen uso indistinto con embarrancar, que significa atascarse un barco en un bajío arenoso o por el choque con rocas u otro obstáculo.


FUENTES: DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA (2001), NUEVO TESORO LEXICOGRÁFICO DE LA LENGUA ESPAÑOLA, DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA; BREVE DICCIONARIO ETIMOLÓGICO DE LA LENGUA CASTELLANA (2000), DE JOAN COROMINAS.


Pintura de: Karin Jurick, tomada del blog A Painting Today
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin