viernes, 22 de marzo de 2013

«Junto a» indica adyacencia; «junto con», concurrencia

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
ConsultaQuisiera saber si la concordancia de esta oración es correcta: El oso Yogui, de 50 cm, junto al monigote de la Cenicienta, están en 18 dólares. (Carlos Emiliano Llerena Gallegos).

RespuestaEn esa oración el sujeto es el oso Yogui (singular). «Junto a» es una locución preposicional que denota que la persona o cosa mencionada está muy cerca del otro referente. Esta locución no afecta a la concordancia, solo aporta rasgos que describen la ubicación yuxtapuesta de los dos monigotes. Por lo tanto, el verbo debe ir en singular: El oso Yogui (...), junto al monigote de la Cenicienta, está en 18 dólares.

Si se quiere expresar que los dos monigotes están al mismo precio, hay que construir la oración con la fórmula «junto con» (en conjunto o colaboración), que también es locución preposicional e indica que los referentes participantes comparten de manera simultánea la misma acción. 

CONCORDANCIA
Cuando el verbo aparece después del sujeto y del complemento de compañía, la concordancia oscila entre el plural y el singular: 1) El oso Yogui (...), junto con el monigote de la Cenicienta, están en 18 dólares. 2) El oso Yogui (...), junto con el monigote de la Cenicienta, está en 18 dólares.

En la primera oración cáptese que la locución «junto con» actúa como una conjunción copulativa (...y el monigote de la Cenicienta...) que obviamente origina un sujeto plural.

No obstante que el hablante tiene libertad para elegir la concordancia que le resulte más apropiada, se recomienda que se use el verbo en singular para que concuerde con el sujeto gramatical (segunda orac.), puesto que el otro elemento es tan solo un complemento.

Cuando los elementos cambian de ubicación, la concordancia va en singular. Esto se cumple al anteponer el verbo al complemento: El oso Yogui está a 18 dólares, junto con el monigote de la Cenicienta. También cuando el complemento y el sujeto preceden al verbo:Junto con el monigote de la Cenicienta, el oso Yogui está a 18 dólares.

«A puertas» transmite pobreza; «en puertas» denota proximidad
Si desea indicar que una persona quedó o vive en estado paupérrimo, emplee las locuciones adverbiales «a puertas» y «por puertas». Use las frases «en puertas» o «a las puertas» para denotar que alguien está a punto de llegar, que algo sucederá de manera inminente o que por una diferencia insignificante no se pudo lograr una meta.

Ejemplos: Los juegos de azar dejaron a Juan Xavier por puertas (o a puertas). Cáptese que dilapidó sus bienes en los juegos de casino. En puertas de que se aprueben las nuevas leyes... A las puertas de las festividades de carnestolendas... Percíbase que los  dos asuntos mencionados están  próximos o a punto de suceder. A las puertas de ganar el partido, el árbitro dio el pitazo final. Nótese que por escasa diferencia de tiempo no se pudo conseguir el triunfo.


FUENTES: DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA (2001) Y DICCIONARIO PANHISPÁNICO DE DUDAS (2005), DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y LA ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA.

Pintura de: Karin Jurick, tomada del blog A Painting Today
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin