miércoles, 17 de noviembre de 2010

Haber, un verbo impersonal y auxiliar

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio

Consulta:
¿Cuál es la forma recomendada? ¿“Había mucho hueco en la carretera” o “Habían muchos huecos en la carretera”? (Anacer C. C.).

Respuesta: 
El verbo haber funciona como impersonal cuando se aplica para indicar la existencia  de personas o cosas.

Los verbos impersonales no tienen sujeto, por esta razón deben conjugarse en tercera persona del singular, aunque el elemento nominal o complemento directo que los acompaña esté en plural. La concordancia verbal se da entre el sujeto y el verbo, nunca entre el verbo y el complemento directo.

En la frase de su duda, el verbo debe ir en singular y el elemento nominal en plural, así: Había muchos huecos en la carretera. Nótese que el verbo haber denota la presencia o existencia de cosas (muchos huecos).

El infinitivo haber se puede pluralizar cuando se emplea como auxiliar para construir los tiempos compuestos de la conjugación. En este caso, se combinan las formas simples de haber con un participio.

Por ejemplo, en “las lluvias han causado daños en la carretera”, “las lluvias” es el sujeto y concuerda en plural con la forma han causado.

Dativo ético o de interés
Consulta: ¿Es correcto decir “me hace frío” o “me hace calor”? (Nathalia Noblecilla).

Respuesta: 
En las frases “me hace frío” y “me hace calor” se ha empleado el dativo ético o de interés. Esto ocurre cuando el hablante usa un pronombre átono (me, te) para introducirse en la acción que ejerce el verbo o el enunciado al que se refiere.

Andrés Bello en su libro de gramática menciona que el  dativo ético es de uso especialmente expresivo y coloquial.

La conjugación refleja del dativo ético no es nueva, consta en textos que datan de mucho antes de 1847, año en que Bello publicó la primera edición de la Gramática de la lengua castellana. También figura en libros actuales. Leonardo Gómez Torrego la cita en su Gramática didáctica del español, publicación del 2002. Asimismo, la Real Academia Española (RAE)  registra el concepto en el Diccionario de la lengua española, edición del 2001.

El dativo ético también se conoce como dativo superfluo, porque el pronombre átono se puede eliminar sin que esto produzca cambios en el sentido de la frase, aunque la estructura gramatical pierde el matiz afectivo. Ejemplos:

Uso coloquial
¿Cómo me le va?
No te me enojes
No me llores
Uso formal
¿Cómo le va? 
No te enojes
No llores

Las oraciones de su consulta  se suelen emplear en el ámbito rural y en diálogos de carácter informal o coloquial. La lengua esmerada o culta las evita.

Fuentes: Dicc. de la lengua española, de la RAE; Dicc. panhispánico de dudas, de la RAE; Gramática de la lengua castellana, de Andrés Bello;  Gramática didáctica del español, de Leonardo Gómez Torrego; Cómo conjugar correctamente los verbos, de J. Alberto Serna M.

Pintura de: Robin Cheers, tomada del blog A Painter's Journa 
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com 
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin