sábado, 31 de julio de 2010

Sugerencias para evitar el dequeísmo y el queísmo.

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio

Consulta: Quisiera que explique el uso de la preposición “de” luego del verbo pensar, ocasionalmente también después de otros verbos.

Siempre he sabido que el verbo pensar no debe llevar la preposición “de” delante de su complemento. Casi a diario escucho el uso superfluo de la preposición “de” delante de los complementos con “que” de algunos verbos. Ejemplos:

-Pienso de que no es necesaria la concentración.
-Estimo de que no habrá la sesión.
-Decidí de que no era importante asistir.
-Decidimos de que no era recomendable quedarse.

Formas correctas:
-Pienso que no es necesaria la concentración.
-Estimo que no habrá la sesión.
-Decidí que no era importante asistir.
-Decidimos que no era recomendable quedarse.

Entiendo que es incorrecto usar la preposición “de” delante de “que” con verbos que no requieren esta preposición. A pesar de lo aseverado, estimo que esta norma no debe inducir a equivocación con verbos que sí requieren la preposición como “acordarse de”.

Forma incorrecta: Ella no se acordó que era necesario confirmarlo antes.
Forma correcta: Ella no se acordó de que era necesario confirmarlo antes.
(Econ. Guillermo Suéscum)

Respuesta: Cuando intercalamos innecesariamente la preposición “de” entre un verbo y la conjunción “que” incurrimos en un error gramatical llamado “dequeísmo”. Se comete dequeísmo al anteponer la preposición “de” a una oración subordinada sustantiva de sujeto o de complemento directo. El sujeto y el complemento directo nunca deben ir precedidos de preposición, así pues, son construcciones incorrectas frases como “Me alegra de que hagas ese viaje”. La estructura apropiada es “Me alegra que hagas ese viaje”.

Para saber si en una frase hay que aplicar “de” + “que” o solamente “que”, existe un método que consiste en transformar la expresión dudosa en interrogativa. Si necesitamos la preposición “de” para hacer la pregunta, en la oración que nos hace dudar también se empleará esta preposición. Aunque usted ya emitió las respuestas correctas, me parece oportuno emplear sus ejemplos (los incorrectos) para aplicar el método que menciono:

Pienso de que no es necesaria la concentración.

Nunca decimos ¿de qué pienso?, sino ¿qué pienso? y la respuesta será “pienso que no es necesaria la concentración”.

Estimo de que no habrá la sesión.

No tiene sentido preguntar ¿de qué estimo?, diremos ¿qué estimo?, lo que nos indica que la frase correcta es “estimo que no habrá la sesión”.

Decidí de que no era importante asistir.

No es congruente formular ¿de qué decidí?, pero sí ¿qué decidí? y el hilo lógico de la respuesta será “decidí que no era importante asistir”.

Decidimos de que no era recomendable quedarse.

Es incorrecta la pregunta ¿de qué decidimos?, pero ¿qué decidimos? es una frase bien estructurada que concuerda muy bien con la respuesta “decidimos que no era prudente pronunciarse”.

Otro método y el queísmo
Se sustituye la proposición subordinada que se inicia con “que” por un pronombre personal o demostrativo, practiquemos:

Decidí de que no era importante asistir = Decidí de eso.

Nótese que al reemplazar la frase que comienza con “que” por el pronombre demostrativo “eso”, la oración queda incongruente. Esto nos indica que en “Decidí de que no era importante asistir” hay dequeísmo, es decir, que la preposición “de” está de más.

El queísmo es la omisión indebida de la preposición “de” antes de la conjunción “que” cuando el régimen gramatical exige la presencia de “de” entre el verbo y el relativo “que”:

Ella no se acordó que era necesario confirmarlo antes = Ella no se acordó eso.

En esta oración hay “queísmo” porque falta la preposición “de” entre el verbo y el relativo (...no se acordó DE que...).

Hay algunos verbos que admiten las dos formas (“que” o “de que”), en esa lista están “avisar”, “advertir”, “dudar”, etcétera. Ejemplos: Te aviso que hoy no almorzaré contigo, Las autoridades nos avisaron de que hay que pagar los impuestos; Advertí que estabas llorando. Yo te advertí de que no llegaras tarde; Dudo que hayas hecho un buen trabajo. Dudo de que puedas aprobar el año lectivo
.

Pintura de: Linda Apple, tomada del blog Painting a Day Art Blog

Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin