domingo, 25 de julio de 2010

“Homofobia” es un neologismo de construcción anómala.

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio

Consulta: Le agradezco por la atención que ha dado a mis consultas anteriores y ahora propongo una con relación a una palabra que está “de moda”, pero que me parece por lo menos una ridiculez. En realidad es notorio que nos vino del inglés de Estados Unidos, en donde no hay el menor respeto por las raíces etimológicas. Se trata de la famosa “homofobia” y sus derivados. Si se ve en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) ahora es 1. ‘Aversión obsesiva a alguien o a algo’, o 2 ‘Temor irracional compulsivo’.

Esta última acepción es la que aparecía antes. Al poner un prefijo modificamos la palabra base en un sentido determinado, pero refiriéndonos al prefijo “homo” vemos que significa ‘igual’. Por lo tanto, homofobia sería el temor o la aversión a los iguales. Yo no quisiera ser homofóbico en ese sentido y tampoco lo soy en el otro. Me parece que esto necesita una aclaración. (Fausto A. Maldonado P., Quito)

Respuesta: La palabra homofobia se deriva del inglés homophobia, según el DRAE. En el diccionario Clave consta que homofobia proviene del inglés homophobia, y este de homosexual y -phobia (odio). En este diccionario figura “homo” como sinónimo de homosexual, adjetivo invariable y sustantivo común de uso coloquial. Por lo tanto, según la definición del Clave, la palabra homofobia estaría bien construida: homo (‘homosexual’) + fobia (‘aversión, temor, miedo hacia algo o alguien’) = ‘Aversión o rechazo obsesivos hacia los homosexuales’: Esta escritora habla en sus memorias de la homofobia que existía en la sociedad en la que vivió. (Significado y ejemplo del Clave).

Algo de historia
Homofobia es un neologismo que ingresó al DRAE en el 2001, también es un término nuevo en el idioma inglés. La página web de Wikipedia indica que fue utilizado por vez primera en 1971 por el psicólogo estadounidense George Weinberg.

A decir de muchos estudiosos del origen de las palabras, “homofobia” es una construcción irregular del término “fobia” (‘miedo’) con el elemento compositivo “homo-” (‘igual’), y si nos atenemos estrictamente a la etimología de esos dos elementos se puede deducir con facilidad que este vocablo significa ‘fobia a lo que es igual’ o, como usted indica, ‘temor o aversión hacia los iguales’, pero en la práctica bien sabemos que “homofobia” tiene un sentido contrario: ‘fobia o temor irracional hacia los que no se consideran iguales, porque tienen gustos o tendencias sexuales diferentes’.

Opinión de la Fundación del Español Urgente
El “Vademécum” de la Fundación del Español Urgente (Agencia Efe - BBVA) indica: «Aunque este término esté recogido en el DRAE debe evitarse. [...] Tanto el inglés –homophobia– como su traducción al español –homofobia– están mal construidos si lo que se intenta definir es la “aversión a los homosexuales”. En ambas lenguas el elemento compositivo homo- se usa, antepuesto a otro, para dar idea de semejanza o igualdad. Homógrafo (que se escribe igual), homófono (que suena igual), homónimo (que tiene el mismo nombre), homosexual (inclinado a la relación erótica con individuos del mismo sexo). Fobia (en inglés phobia) significa “apasionada o enconada aversión hacia algo”, y funciona como segundo elemento en compuestos del tipo hidrofobia (horror al agua), fotofobia (repugnancia y horror a la luz), claustrofobia (sensación de angustia en los lugares cerrados), etcétera.

Así pues, el neologismo homofobia significa “aversión a lo semejante”; por lo tanto está mal formado si lo que se quiso expresar fue “aversión a los homosexuales”. Pero, a pesar de todo se ha asentado definitivamente en nuestra lengua.

Quizás sea conveniente añadir que los anglohablantes o anglófonos, dada su proclividad a recortar y abreviar las palabras, han comenzado a utilizar homo como sustituto de homosexual, de tal forma que para muchos de ellos la palabra griega homo ha perdido su significado de “igual o semejante”. Esto que ocurrió en inglés no debiera haber ocurrido en español».

La aplicación de “homofobia” se ha extendido tanto que a estas alturas no es muy fácil eludir su empleo. Pero no está de más recomendar el uso de otras expresiones como “odio, rechazo, repulsión o miedo desmedido u obsesivo hacia los homosexuales”, aunque no entiendo el porqué de esta fobia.

Fuentes: Diccionarios Clave, DRAE, Wikipedia (La Enciclopedia Libre) y “Vademécum” de la Fundación del Español Urgente (Agencia Efe - BBVA).


Dibujo de: Ami Plasse, tomada del blog Ami Underground

Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin