miércoles, 22 de junio de 2011

Más veces

Gazapos y tropezones
Manuel Corrales Pascual
De la Academia de la Lengua
A propósito de la locución gramatical conjuntiva toda vez que, suscitadora de inquietudes en una cuidadosa secretaria, comencé en anterior entrega el tratamiento de tal locución y también el de otras.

La expresión toda vez que -por supuesto, correctísima en nuestra lengua- es una locución conjuntiva. Funciona como una conjunción causal, y equivale aproximadamente a la conjunción causal porque, o a las también locuciones conjuntivas causales puesto que o ya que… Pero, completaré la lista de ejemplos de los diversos tipos de locuciones gramaticales que existen. En aquella entrega anterior los puse de las locuciones adjetivas, adverbiales y conjuntivas. Sigamos con los otros tipos más frecuentes de locuciones: Locución cuantificadora o intensificadora: se la usa para ponderar la cantidad o el grado. Por ejemplo: Un sinfín de problemas. Es listo de veras.

Locución interjectiva: aquella que funciona como una interjección. Por ejemplo: ¡Santo cielo! ¡Rayos y truenos! Locución preposicional o prepositiva: equivale a una preposición. Por ejemplo: En pos de, en torno a.

Locución pronominal: funciona como un pronombre. Por ejemplo: Alguno que otro.

Locución sustantiva: funciona como un nombre. Por ejemplo: El más allá. El qué dirán.

Locución verbal: equivale a un verbo. Por ejemplo: Caer en la cuenta. Puestos estos ejemplos, volvamos a las locuciones conjuntivas, pues una de ellas suscitó estas notas. Son, obviamente, las que funcionan como conjunciones. ¿Y qué es una conjunción? Es una palabra invariable que encabeza diversos tipos de oraciones subordinadas, o une vocablos o secuencias sintácticamente equivalentes. Y es que, etimológicamente, la palabra conjunción significa eso: unión, juntura, enlace.

Dibujo de: Ami Plasse, tomada del blog Ami Underground
Texto tomado de: Gazapos y tropezones 
Quito, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin