viernes, 24 de junio de 2011

Hablemos y escribamos bien, para proscribir los vulgarismos

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio

Consulta: ¿Qué son los vulgarismos? ¿Quiénes los crean o usan? (Diego Bastidas Ruiz).

Respuesta: Vulgarismos son las palabras o construcciones que tienen poco prestigio, porque se apartan de las normas gramaticales. Se pronuncian o escriben de manera espontánea, y aunque no son privativos  de las clases menos instruidas, es en este sector donde más se emplean.

DEFINICIÓN ACADÉMICA
Para el DRAE, vulgarismo es un ‘dicho o frase especialmente usada por el vulgo’. Pero, ¿qué es vulgo? La respuesta nos la da el mismo diccionario en sus dos primeras acepciones: El común de la gente popular. // Conjunto de las personas que en cada materia no conocen más que la parte superficial.

Entonces, según los significados anteriores, ¿las personas ilustradas, esas que tienen títulos académicos, no emplean vulgarismos? Este grupo de personas, obviamente, usan un lenguaje esmerado, culto; pero, aun así, creo que a más de un hablante de este conjunto alguna vez se le escapó una pronunciación o una estructura gramatical defectuosa; y, precisamente, a estos fenómenos lingüísticos se los conoce como vulgarismos.

Fundamentemos esto con un ejemplo:
¿Quién no ha leído alguna vez titulares con el verbo iniciar en frases parecidas a «inician las clases...»? Pues sí, esta construcción puede encasillarse en el grupo de  vulgarismos, y estoy convencida de que con este ejemplo llamaré a la reflexión a mis lectores.

¿Que no se capta por qué califico a «inician las clases» como un vulgarismo? La califico así porque es una construcción anormal, pues el verbo iniciar puede ser intransitivo o transitivo. Cuando se usa como intransitivo la acción no pasa a ningún complemento  (no hay quien ejecute la acción de iniciar); por lo tanto, en estos casos es obligado el uso del pronominal  «se»: Se inician las clases. Cuando es transitivo siempre está presente el sujeto que realiza la acción de iniciar. Así, hay una estructura gramatical esmerada o culta en frases similares a «los maestros iniciaron las clases...», «los estudiantes iniciaron un foro interprovincial».

CLASES DE VULGARISMOS
Vulgar es  lo que se opone a formal, culto, educado, especial, técnico o normativo. En este contexto, es todo aquello que se sale de los estándares establecidos por la comunidad idiomática. Si partimos de estas reflexiones, todo lo que se aparta de las normas es vulgar.

Entonces, hay vulgarismos semánticos o léxicos (palabras con  significados que no encajan en el contexto), prosódicos (pronunciación defectuosa), morfosintácticos como el ejemplo  del párrafo anterior (problemas de construcción en palabras y frases), etcétera.

Si ya sabemos lo que son los vulgarismos, evitemos, pues, caer en esos vicios y articulemos correctamente palabras como «pelear»,  que suele pronunciarse «peliar».

Tampoco digamos «cónyugue» por «cónyuge», «anastesia» por «anestesia», «visícula» por «vesícula»,  «preveer» por «prever», «antiojos» por «anteojos», «tualla» por «toalla», «diabetis» por «diabetes», y así un sinfín de casos más.

Constituye un vulgarismo semántico cambiar el significado real de las palabras; por ejemplo, «emergente» por «urgente». No es apropiado decir «los socorristas están preparados para actuar en situaciones emergentes».

Para este caso la lengua esmerada o culta dice «los socorristas están preparados para actuar en situaciones urgentes». No olvidemos que emergente es lo que sube o emerge; urgente, lo que exige una pronta atención.

Dentro del grupo de vulgarismos morfosintácticos también tenemos, por ejemplo, los problemas de construcción del verbo haber, en casos como «haiga» por «haya», «hubieron muchos estudiantes en la marcha» en lugar de «hubo muchos estudiantes...»,  «habemos cinco alumnos en el grupo de becarios» en vez de «estamos o somos cinco alumnos...», y otros ejemplos más.

FUENTES: DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA, DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (DRAE); LINGÜÍSTICA GENERAL, DE CONSUELO YÁNEZ DE COSSÍO.

Pintura de: Cori Solomon, tomada del blog Cori's Pawtraits - Animal Art
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin