domingo, 27 de junio de 2010

Sobre “tríate”y “dúate”.

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio

Consulta: He podido ver a través de los años que el comerciante en general no es un buen amigo del idioma. Basta ver todas las propagandas que aparecen en diarios, la televisión o en revistas y otros medios. Tengo una colección de perlas en este campo, desde la que da nombre a algo con la “k” de kalidad, pasando por la tecnología de la computación, hasta la nueva de los teléfonos celulares con los “dúates” y “tríates” y otras cosas raras. Lo malo es que en esto se altera la ortografía, lo que ocasionará más de un problema a los maestros de escuela que se esfuerzan en enseñar normas ortográficas del castellano.

Específicamente, los problemas que ya existen se dan en la traducción del inglés al castellano, o lo que es peor, la forma en que ahora se hace de un verbo un sustantivo o viceversa, o cambios a partir de adjetivos, porque en inglés la palabra no cambia. Por el contrario, los verbos en español tienen diferente terminación verbal. Ahora oímos verbos como accesar, especialmente en el lenguaje de los economistas y comerciantes, y veo que hay más de un autor que escribe bizarro con el significado que tiene en inglés o en francés y no con el de español: valiente o generoso y espléndido. (Fausto A. Maldonado P., Quito)

Respuesta: En el ámbito de la mercadotecnia se emplean expresiones como las que usted menciona, las aplican para captar clientes, usuarios o compradores. Las intensas campañas publicitarias de los últimos tiempos han impuesto el uso de las formas “tríate” y “dúate”, los jóvenes de nuestro país acostumbran decir “si no estás dúado no estás en nada”, “¿qué tal si los dos nos dúamos?” o “¿qué esperas para triarte?”. Estas frases son tan comunes, que (lo confieso) a veces se me escapan también a mí. Las formas verbales antecedentes y sus respectivos verbos “duar” y “triar” no constan en ningún diccionario del idioma español con el sentido que se emplean en la telefonía celular. Pero en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) está “triar” con los significados de ‘Escoger, separar, entresacar”. // ‘Dicho de las abejas: Entrar y salir con frecuencia de una colmena que está muy poblada y fuerte’. // ‘Dicho de una tela: Clarearse por usada o mal tejida’. // ‘En la zona rural de Argentina, dicho de la leche: cortarse’.

No debemos olvidar que el idioma evoluciona, que así como muchos vocablos caen en desuso, otros se incorporan a nuestro léxico, producto del intercambio cultural ocasionado por las migraciones, los avances tecnológicos, la moda, y por muchas circunstancias más. Que nuestro idioma crezca, me parece extraordinario, pero dejémoslo crecer sin prisas y sin influencias nocivas de otras lenguas.

“Accesar” y “acceder”.
El verbo accesar es un anglicismo (‘expresión del idioma inglés’), viene de “to access”, se aplica en informática con el significado de ‘entrar, tener acceso a la información almacenada’. No consta en el DRAE. Si nuestro idioma tiene verbos o palabras para indicar la misma acción, ¿por qué nos atrae la idea de adoptar términos extranjeros?, en lugar de “accesar” podemos emplear expresiones como “no puedo acceder”, “no tengo acceso”, “no puedo abrir el archivo”, “no puedo ingresar o entrar a la página web”, etcétera.

El adjetivo “bizarro”.
Tiene raíz italiana (‘iracundo, furioso’), se derivó al español con la misma forma de escritura, pero con los significados de ‘que procede con valor o firmeza’, ‘que es generoso’. Es un galicismo (‘palabras del idioma francés aplicadas a nuestra lengua’) el uso de “bizarro” con el sentido de ‘extraño, raro, estrafalario’.

Fuente: Diccionario DRAE.


Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin