martes, 7 de mayo de 2013

En la perífrasis «debe de ir», ¿es innecesaria la preposición «de»?

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
La presencia u omisión de la preposición está supeditada al contexto o a la actitud comunicativa.

Las perífrasis deber de + infinitivo y deber + infinitivo tienen matices diferentes: la primera (con preposición) indica conjetura o posibilidad: Deben de estar en el cine (posiblemente están en el cine); la segunda (sin preposición) denota obligación, seguridad o certeza: Deben estar en el cine (con seguridad están en el cine).

Con respecto a estas perífrasis, en la Nueva gramática básica de la lengua española (2011) consta que aunque las dos formas se documentan en el uso, se recomienda que se empleen con los respectivos valores señalados. En esta obra también se indica que está muy difundido el uso de deber + infinitivo (sin preposición) con valor de conjetura, incluso, entre escritores de renombre.

Entonces, a partir de la RAE «no puede considerarse incorrecto el uso de deber + infinitivo con el sentido de conjetura o probabilidad inferida». Pero asimismo la Academia recomienda la perífrasis sin preposición para transmitir obligación o certeza.

Otros casos de perífrasis que denotan obligación o necesidad:

Tener que + infinitivo: Tenemos que conversar (indica la necesidad de que los interlocutores ejecuten la acción de conversar).

Tener que + infinitivo es una perífrasis especial, pues el verbo auxiliar y el auxiliado pueden compartir el mismo lexema o raíz, como en las frases «tengo que tener», «tenemos que tener» y «tiene que tener».

Haber de + infinitivo: Hemos de salir. Haber que + infinitivo: Habrá que ahorrar. Tener que + infinitivo: Tengo que comprar una medicina.

Entre las perífrasis que transmiten la posibilidad de que se cumpla la acción expresada, también constan las siguientes:

Poder + infinitivo: Hoy puedo llegar temprano. Tener que + infinitivo: Tiene que tener gripe, pues está estornudando mucho. Querer + infinitivo: Quiere salir el sol, pues el cielo está bien despejado.

Al estricote
Es una locución adverbial que denota que algún objeto se maltrata o se usa de manera exagerada y sin el debido cuidado. Ejemplo: Mejor guardo mis libros porque aquí los tiran al estricote. En esta frase se indica que esos libros reciben un trato inadecuado.

La locución «al estricote» se usa también para referirse a personas. En este caso indica que el sujeto de que se trata lleva una vida poco estimada o anda en malos pasos: De tu prestancia de antes ya no queda nada..., te has tirado al estricote. Esos negocios ilícitos te traen al estricote.

FUENTES: DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA, NUEVA GRAMÁTICA BÁSICA DE LA LENGUA ESPAÑOLA, DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y LA ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA; GRAMÁTICA DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL, DE LEONARDO GÓMEZ TORREGO; WIKILENGUA DEL ESPAÑOL , DE LA FUNDÉU BBVA.
Pintura de: Karin Jurick, tomada del blog A Painting Today
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin