martes, 3 de julio de 2012

Más sobre el verbo 'templar'

Gazapos y tropezones
Manuel Corrales Pascual
De la Academia de la Lengua
Decía en la entrega anterior que el Diccionario académico, a propósito de la conjugación del verbo TEMPLAR, nos dice que en España se conjuga como regular (yo temple, tú temples, él temple, templemos, templéis, templen). Pero que en América se lo usa de las dos formas: como regular o como irregular (temple-tiemple, temples-tiemples, temple-tiemple, etc.).

Y esto mismo sostiene el Diccionario panhispánico de dudas. Y especifica un poco más: nos dice que templar es verbo regular en el español general culto. Y añade: "No obstante, aún pervive, especialmente en América, la conjugación irregular según el modelo de acertar …, esto es, con diptongación en las formas con raíz tónica, conjugación que era general en el español medieval y clásico".

Sin embargo, ya hemos visto en las tres citas de autores clásicos hispanos lo contrario.

Un par de citas del Quijote. que confirman la tendencia: "No hay para qué hacer esa diligencia, señor —respondió Sancho—: vuestra merced TEMPLE su cólera, que, según me parece, ya el Diablo ha dejado el rucio, y vuelve a la querencia" (Quijote, II, 11).

"… como yo confieso y creo que vos, aunque parecéis el bachiller Sansón Carrasco, no lo sois, si no otro que le parece y que en su figura aquí me le han puesto mis enemigos, para que detenga y TEMPLE el ímpetu de mi cólera y para que use blandamente la gloria del vencimiento" (Quijote, II, 14).

Finalmente, el Diccionario panhispánico de dudas asevera: "El uso mayoritario se inclina hoy por la conjugación regular, que es la más recomendable".

Yo tengo mis reservas: ¿Por qué no conjugarlo irregularmente, como TEMBLAR y ACERTAR …?

Dibujo de: Monica Cid, tomada del blog Monica Cid - Cadernos
Texto tomado de: Gazapos y tropezones 
 
Quito, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin