miércoles, 2 de marzo de 2011

Amarcar


Gazapos y tropezones 
Manuel Corrales Pascual 
De la Academia de la Lengua
Muchos extranjeros oyen por primera ver la palabra amarcar cuando llegan al Ecuador. Y es que, efectivamente, es un ecuatorianismo: es decir, un vocablo propio de nuestra habla. Hoy quiero dedicarle entera esta entrega. No solo es ecuatorianismo, sino quichuismo, es decir, palabra de origen quichua (o kichwa). El diccionario Caimi ñucanchic shimihyuc-panca, editado por el Ministerio de Educación y Cultura y la PUCE, registra el verbo quichua marcana, de donde procede la voz hispanizada amarcar, y nos da de él dos significaciones: (1) llevar en brazos, (2) apadrinar el bautizo. Don Carlos Joaquín Córdova, en su diccionario de ecuatorianismos, se entretiene con la primera significación y aduce ejemplos de su uso en la literatura ecuatoriana.

Del escritor Alfonso Andrade, en su obra Espigueo extrae esta cita: "El negrote, pegando a las criadas, AMARCÓ al ama, como una pluma". Aunque la voz es de raigambre serrana, también fue usada por autores costeños, como José de la Cuadra quien en su relato Barraganía nos ofrece este ejemplo: "Se va a chumar -dijo la Mariana-. Habrá que llevarlo AMARCADO". Explica nuestro ilustre lexicógrafo: "Lo que marcani significa en quichua es justamente en español el significado de los verbos antecoger y embracilar, palabra esta última, según el DRAE, usada en Andalucía y Salamanca, significativa de 'llevar en brazos' y 'coger a una persona o cosa llevándola por delante'. La precisión de los dos verbos castellanos citados, sin embargo, fue vencida por el indigenismo. Y añade: 'La voz venida del quichua amarcar y también su sinónima marcar -usada esta última en el norte (del Ecuador)- dominan rotundamente".
Dibujo de: Ami Plasse, tomada del blog Ami Underground
Texto tomado de: Gazapos y tropezones Diario hoy.com.ec
Quito, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin