miércoles, 4 de noviembre de 2009

Prometiste bajar de peso y observo que vas de retro; si quieres adelgazar... ¡vade retro a los helados!

La esquina del idioma
Piedad Villavicencio Bellolio

Pregunta: Si quiero indicar retroceso, ¿debo escribir vade retro o va de retro? (Áurea Díaz, Guayaquil)

Respuesta: La locución latina vade retro, literalmente, significa ‘vete atrás’, ‘retrocede’; era utilizada en la antigüedad en los exorcismos. También se emplea en frases que expresan rechazo u oposición hacia alguien o algo. Ejemplo: Si estás haciendo dieta, vade retro a los dulces. El exorcista decía ¡vade retro Satanás!

La frase “va de retro”  indica que algo o alguien ha retrocedido, ha dado marcha hacia atrás, que un asunto que se creía superado regresó a un punto anterior o al inicio, que se aleja del propósito al que se aspira a llegar en cualquier cuestión. Ejemplo: Sé que estás atravesando por un mal momento, pero en vez de superarlo vas de retro.

Según los académicos, alimenticio y alimentario son sinónimos

Pregunta: En la frase “Somos parecidos. Tenemos las mismas costumbres alimenticias” debió escribirse “...costumbres alimentarias”, por favor, acláreme esta duda. (Ignacio Molina, Portoviejo)

Respuesta: Hasta la edición de 1956 del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) consta el adjetivo alimenticio con el significado “que alimenta o tiene la propiedad de alimentar”.

Antes de 1970, había una diferencia bien marcada entre ‘alimenticio y alimentario’, no se podía decir, por ejemplo, “industria alimenticia”, pues en aquel entonces teníamos muy claro que alimenticio es lo que alimenta, lo que se puede comer como las legumbres, las carnes, las frutas, etcétera, y alimentario lo referente a los alimentos: industria alimentaria, política alimentaria.

Después, en la edición de 1970, debido al uso generalizado, la Real Academia Española (RAE) adiciona una segunda acepción que se mantiene hasta nuestros días: 2. Referente a los alimentos o a la alimentación. Con esto, la RAE, prácticamente, los hace sinónimos y deja en libertad a los usuarios para que se decidan por la opción con la que mejor puedan expresar sus ideas. Ejemplo: Tenemos las mismas costumbres alimenticias y/o alimentarias.

En frases del tipo de  “fábrica alimenticia”, quizá, para los más conservadores, pueda existir ambigüedad, por lo que se aconseja, en estos casos, escribir o decir “fábrica alimentaria”. Los diccionarios Clave y de Manuel Seco, sin embargo, recomiendan que se use ‘alimenticio’ solo como aquello “que alimenta o que tiene la propiedad de alimentar”.

¿Cómo me deben de llamar: por el apellido materno o el paterno?

Pregunta: ¿Por qué en unos países, como España, Portugal y Brasil, suelen usar el apellido materno para nombrar a determinadas personas, como es el caso del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, presidente electo del gobierno español? Algunos medios de comunicación le dicen solo Zapatero. ¿Existe una razón al respecto? (Grupo de lectores confundidos)

Respuesta: La forma como se identifica a una persona, por nombres y apellidos, no es la misma en todas las culturas. En los países hispanohablantes se usa primero el apellido paterno, luego el materno; aunque así se inscriben los nombres en el Registro Civil, en la práctica el orden no siempre es el mismo. Por ejemplo, en España, se identifica a los políticos, escritores, gente del espectáculo, etcétera, con el apellido más original, el que más atrae, el menos común, para conquistar la atención de posibles votantes, lectores, fans, etcétera. Probablemente, para los españoles, el apellido materno del socialista Zapatero tiene más resonancia que Rodríguez, el paterno, de ahí que se lo conozca más por el segundo. En Brasil y Portugal, oficialmente, se usa en primer lugar el apellido materno, luego el paterno.

Un reptil hembra, del grupo de los galápagos ¿será una galápaga o una galápago?

Pregunta: Vi en un título de EL UNIVERSO un texto donde se aplicaba mal el término galápago: “Una galápago fue incautada en Esmeraldas. Una tortuga galápago que habitaba desde hace más de 70 años, en el patio de una vivienda del centro de la ciudad, fue incautada ayer por las autoridades ambientales de la provincia”. Quisiera que me aclarara esta inquietud, pues tengo entendido que ‘galápago’ se usa solo en masculino, y que decir “tortuga galápago” es redundante. (Geysi Saavedra, Guayaquil)

Respuesta: Galápago es un sustantivo epiceno: se usa solo en masculino para referirse al macho y a la hembra. Ejemplo: El galápago macho, el galápago hembra, o, simplemente, el galápago. Sustantivo epiceno es un nombre común perteneciente a la clase de animales o entes considerados vivientes que, con un solo género gramatical, puede designar seres de uno y otro sexo. Ejemplo: lince, pantera, víctima, hormiga, jirafa, etcétera.

En este caso, puesto que la palabra cuestionada tiene algunas acepciones, según el DRAE, galápago es un reptil, del orden de los Quelonios, que tiene cuatro extremidades cortas, mandíbulas córneas, sin dientes y el cuerpo protegido por un caparazón duro, parecido a la tortuga, con membranas interdigitales (que se halla entre los dedos).

La palabra quelonio proviene del griego khelóne (tortuga). Si nos atenemos, estrictamente, a lo que indica el DRAE, decir “una tortuga galápago”, aparte del error semántico, es redundante, pues con solo mencionar la palabra galápago está implícito el significado de tortuga.

Pintura de: Ramon Casas tomada del blog CARMENSABES POESIA Y ARTE

Texto tomado de: La esquina del idioma  Diario eluniverso.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin