sábado, 27 de septiembre de 2014

No me enseño en la ciudad, ¿te enseñas tú?

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio

¿Que de dónde viene el uso de la expresión «enseñarse a»? Salió del verbo enseñar, pues en la sexta acepción acoge el sentido de ‘acostumbrarse, habituarse a algo’, de construcción pronominal.
Con este soporte, es natural decir «no me enseño a enviar mensajes por el celular», «tomo café con miel porque no estoy enseñada a la sacarina» o «estoy muy enseñado a llegar puntual a la empresa».
Este uso no es coloquial, pero si el hablante lo prefiere, puede reemplazarlo por los verbos acostumbrar o habituar: No me acostumbro a vivir en la ciudad. No está habituada al clima invernal de Guayaquil.
Aparte de lo que hemos analizado, la fórmula «enseñar + a + infinitivo (verbo sin conjugar)» denota que se instruirá o se capacitará a una persona para que haga lo que se expresa en el infinitivo: Nos enseñará a aplicar los signos de puntuación.(Uso transitivo).
Puntos suspensivos en medio de una frase
Cuando se interrumpe el discurso en la reproducción de citas, los puntos suspensivos deben colocarse entre corchetes o paréntesis justo en el espacio donde se hizo el corte de la oración. Van sin estos signos cuando los suspensivos están al comienzo o al final de la frase reproducida.
Además, cuando se emplea este recurso hay que considerar la continuidad lógica y sintáctica; por lo tanto después del cierre del corchete o paréntesis puede ir otro signo de puntuación: «Algunas palabras nos absorben, no nos dejan [...], vienen en los libros, en los periódicos, en los mensajes publicitarios...» (José Saramago).
¿Se puede decir «desde mi punto de vista personal»?
De decir se puede, pero no lo diga porque esa frase resulta redundante. Le explico por qué. Un punto de vista es de por sí personal, es la forma en que cada individuo interpreta o considera un asunto. Por lo tanto, cuando se quiera emitir un criterio tan solo hay que decir «desde mi punto de vista», que comparte matices con la expresión «desde mi óptica».
Pelo casquillo
La palabra casquillo que consta en el DRAE no tiene ningún significado que se relacione con el pelo de las personas. Pero en el Ecuador se emplea para referirse a un cabello de rizos muy ensortijados, de churos o encrespado.
FUENTES: Diccionario de la lengua española (2001), Diccionario panhispánico de dudas (2005) y Ortografía de la lengua española (2010), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.

Pintura de: Robin Cheers, tomada del blog A Painter's Journal 
Texto tomado de: La Esquina del Idioma 
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin