sábado, 5 de abril de 2014

¿Es «la Policía incautó... o se incautó de...»?

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
«Incautarse» significa apoderarse o tomar posesión de bienes que están relacionados con actividades ilícitas.

La Real Academia Española, en el Diccionario panhispánico de dudas (DPD), explica que en el habla culta se usa de manera preferente como intransitivo pronominal. El complemento que indica lo incautado se introduce con la preposición «de»: La Policía se incautó de 900 kg de cocaína.

En el DPD también consta que «por influjo de verbos sinónimos como confiscar o decomisar, hoy es frecuente y se considera válido, su uso como transitivo». En este caso desaparece el pronombre (se) y la preposición (de) que presenta el asunto de lo incautado: La Policía incautó 900 kg de cocaína.

«Sartén» y «calor» son sustantivos ambiguos
La elección del género está en función de la región del hablante. En la Nueva gramática de la lengua española (NGLE) se difunde que el uso de «calor» como femenino no es propio del español estándar, pero se registra en la lengua popular del español europeo meridional, en el Río de la Plata y en ciertas regiones del área andina. Incluso se indica que en Andalucía, España, suele preferirse el femenino (la calor, las calores) con relación al masculino (el calor, los calores), cuando del calor atmosférico se trata.

El sustantivo «sartén» tiene género femenino (la sartén, una sartén) en el español de Europa; pero en la lengua de América se emplean indistintamente los dos géneros (el sartén, la sartén).

En el grupo de los sustantivos ambiguos en cuanto al género constan también mar (el mar, la mar), interrogante (un interrogante, una interrogante), prez (el prez, la prez [prez significa ‘honor’]), pringue (el pringue, la pringue [pringue significa ‘grasa o suciedad que sueltan las carnes y demás alimentos’], armazón (el armazón, la armazón), etcétera.

«Latiguear» o «latigar» es castigar con un látigo
En el DRAE consta únicamente la forma latiguear, que tiene uso intransitivo. Por lo tanto, la acción de dar latigazos no la recibe ninguna persona, animal o cosa, sino que con esa fusta tan solo se producen chasquidos en el aire. Esto, según el diccionario académico.

En el Ecuador, «latiguear» y su variante «latigar» tienen empleo transitivo. Es decir, el daño que causa el latigazo es recibido por alguien o algo. De ahí que se latiguea o latiga a las personas (castigo no recomendado), animales o cosas.

Familia léxica: látigo (fusta, azote de tiras de cuero); latigazo (castigo dado con el látigo); latigudo (cosa blanda y elástica, alimento empalagoso); latiguera (castigo fuerte); latiguero (que hace o vende látigos).


FUENTES: DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA, DICCIONARIO PANHISPÁNICO DE DUDAS, DICCIONARIO DE AMERICANISMOS Y NUEVA GRAMÁTICA DE LA LENGUA ESPAÑOLA, DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y LA ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA.
Pintura de: Kim Roberti, tomada del blog 
Texto tomado de: La Esquina del Idioma 
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin