domingo, 21 de abril de 2013

Ni tú ni yo

Gazapos y tropezones
Manuel Corrales Pascual
De la Academia de la Lengua
He puesto a consideración de mis lectores ciertas oraciones negativas en las que, según el orden en que pongamos las palabras, tienen UN solo vocablo negativo (adjetivo, pronombre, adverbio, locución …), o DOS vocablos negativos: JAMÁS lo haré. NO lo haré JAMÁS. En este segundo caso, damos énfasis a la frase: reforzamos su sentido negativo.

Quisiera hoy entretenerme con la conjunción copulativa negativa NI. Nos dice el Diccionario académico que esta conjunción funciona "para coordinar de manera aditiva vocablos o frases que denotan negación, precedida o seguida de otra u otras igualmente negativas". Y nos regala estos ejemplos:

No como NI duermo

NADA hizo NI dejó hacer a los demás

NUNCA faltes a tu deber NI prefieras a la honra el provecho

A NADIE quiso recibir, NI a sus más íntimos amigos

NI lo sé NI quiero saberlo

NI Juan, NI Pedro NI Felipe te darán la razón.

En segundo lugar, cuando nos encontramos con frases (o enunciamos frases) que empiezan con verbo precedido del adverbio NO, y en ellas negamos dos o más términos, la conjunción NI puede expresarse u omitirse delante del primero:

NO descansa NI de día NI de noche. No descansa de día NI de noche.

Pero si el verbo va al final de las frases, la conjunción NI debe preceder a todas las negaciones: NI de día NI de noche descansa.

La conjunción NI tiene, desde el punto de vista expresivo, añade una fuerza emotiva especial a frases como estas:

Esa mentira NO te la crees NI tú.

NI los más valientes pudieron resistir aquella tormenta

También tiene una especial fuerza expresiva la conjunción NI en frases como estas:

¡NI soñarlo!¡NI mucho menos!

O en la ecuatorianísima expresión: ¡NI muertos!

Dibujo de: Cathy Gatland, tomada del blog A sketch in time
Texto tomado de: Gazapos y tropezones Diario hoy.com.ec
Quito, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin