lunes, 1 de octubre de 2012

Solo sin tilde

Gazapos y tropezones
Manuel Corrales Pascual
De la Academia de la Lengua
Me refiero, como mis lectores habrán fácilmente adivinado, a la palabra solo, que puede funcionar de dos maneras: como adjetivo: "Estoy solo en mi habitación" (estoy en mi habitación sin compañía de nadie). Y "solo estoy en mi habitación los días domingos" (estoy en mi habitación únicamente -o solamente- los días domingos").

¿Debe tildarse la palabra solo cuando funciona como adverbio? La anterior norma ortográfica decía que había que tildarlo solamente cuando podía confundirse con la palabra solo como adjetivo. Es decir, que el uso de la tilde en solo, equivalente a solamente, era diacrítica.

Sin embargo, la nueva Ortografía académica dice que no hace falta tildar esta palabra NUNCA, y por consiguiente, no es falta de ortografía usarla sin tilde.

La razón nos la explica la misma obra normativa académica: el uso tradicional de la tilde en el adverbio solo no cumple el requisito fundamental que justifica el uso de la tilde diacrítica, que es el de oponer palabras tónicas o acentuadas a palabras átonas o inacentuadas formalmente idénticas. La palabra solo es siempre palabra tónica en cualquiera de sus dos funciones (sea como adjetivo, sea como adverbio). Las Academias no formulan esta novedad como norma obligatoria, sino como recomendación. Y nos dice que, a partir de ahora, se podrá prescindir de la tilde en estas formas incluso en casos de ambigüedad. Y "poder" no es "deber".

Puedo decir a mis caros lectores que yo, por principio, nunca tildé la palabra solo cuando funciona como adverbio, sencillamente porque no es necesario tildarla. Y uno de mis criterios en el campo de la ortografía es el principio de economía: solo uso los signos necesarios. Ni uno más, ni uno menos

Dibujo de: Martin Etienne, tomada del blog jours chômés
Texto tomado de: Gazapos y tropezones Diario hoy.com.ec
Quito, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin