domingo, 30 de septiembre de 2012

¡Guarda!..., ¡guarda abajo, que el macetero se fue guardabajo!

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
En algunos países suramericanos se usa la interjección ¡guarda! para denotar que hay un peligro inminente. 

De esta expresión surgió la locución interjectiva ¡guarda abajo!, que manifiesta peligro y da la alerta para que la persona que está en la parte inferior se proteja porque algo le puede caer encima.

Los elementos de la locución interjectiva se soldaron y dieron paso al vocablo guardabajo, que se usa con los verbos ir y venir para indicar que alguien tuvo una caída brusca. Por ejemplo, cuando una persona se cae de las escaleras suele decirse que se vino o se fue guardabajo.

Las expresiones ¡guarda!¡guarda abajo! y guardabajo son de empleo popular. Las dos primeras constan en el Diccionario de americanismos; la tercera no ha tenido acogida en ningún diccionario de la RAE, pero consta en su base de datos en documentos de 1908: «Por no querer espantar al gallo que se había metido en la habitación, tuve la mala suerte de resbalarme con una cáscara de tuna y venirme guardabajo, golpeándome el coco contra el filo y la perilla de una puerta». (Real Academia Española: Banco de datos (Corde) [en línea]. Corpus diacrónico del español. [2011-05-26].

«¿Cómo así?», expresión que puede denotar alegría, enojo, ironía, preocupación...
Consulta: En conversaciones caseras y en las oficinas escucho las palabras «cómo así» cuando quieren preguntar o cuestionar algo. ¿Es normal preguntar con esa frase? (Iván Granja Ortiz).

Respuesta: «Cómo así» es una expresión interrogativa que manifiesta asombro o admiración. Se usa para exigir una explicación sobre algo que no se esperaba o que resulta inadecuado.

Dependiendo del asunto tratado y de la persona que emite la frase, también puede denotar ironía o incredulidad. 

Con esta expresión se transmiten muchos matices; por lo tanto, el significado con que se emplee depende del contexto o de la intención comunicativa. 

Por ejemplo, la frase «se me hizo tarde», pronunciada por una persona que siempre llega puntual, puede generar un enfático «¿cómo así?» que equivale a decir «¿qué te pasó?», con tono de preocupación. Veamos otro caso:

La oración «tienes que rehacer este trabajo», emitida con dureza en un ambiente laboral, posiblemente inducirá a que el receptor del mensaje adopte una postura desafiante y diga con acento áspero «¿¡cómo así!?». Es fácil percibir el enojo que transmite esta escena; por lo tanto, la expresión puede equivaler a «¿¡qué!?», «¿¡no entiendo por qué!?», «¿¡no puede ser!?», entre otros sentidos.

Más en www.facebook.com

FUENTES: DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA, NUEVO TESORO LEXICOGRÁFICO DE LA LENGUA ESPAÑOLA Y BASE DE DATOS DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA; DICCIONARIO DE AMERICANISMOS, DE LA ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA.

Pintura de: Karin Jurick, tomada del blog A Painting Today
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin