sábado, 23 de junio de 2012

Templar

Gazapos y tropezones
Manuel Corrales Pascual
De la Academia de la Lengua
Un colega me pregunta cómo se dice: ¿tiemples o temples? Si lo correcto fuese temples, entonces la conjungación del verbo sería regular. Si lo correcto fuese tiemples, entonces sería irregular, y se conjugaría como temblar, acertar, etc. La irregularidad consistiría en una diptongación de la primera sílaba: de tem- pasaría a tiem-. Veamos lo que nos dicen testimonios de gran autoridad en el buen uso de la lengua: Diego de Saavedra Fajardo (1584-1648), en su libro Empresas políticas, escribe: "Pues este, con el poder de la naturaleza, templa los arneses y aguza los hierros de las lanzas". Luis del Mármol Carvajal (1520-1600), en su Descripción general de África, sus guerras y vicisitudes…, nos dice: "Cubiertos de gruesos parches de pergamino (…) y enlazados alrededor de correas gruesas, con que los templan". Y Don Sebastián de Covarrubias (1539-1513), en su famoso Tesoro de la lengua castellana o española (1611), explica uno de los significados del verbo templar con estas palabras: 
"Témplase también el hierro, y el agua cuando está muy fría la templamos". Traigo a cuento estas citas para mostrar que, según parece, la tendencia de los escritores clásicos peninsulares era la de considerar esta verbo como regular. Sin embargo, del Diccionario académico, en su última edición, nos dice que, en España, se conjuga como regular y en América como regular y como acertar (es decir, como regular: tiemple, tiemples, tiemple, templemos, templéis, tiemplen).

Continuaré en próxima ocasión, pues aún quedan algunas cosas por decir sobre la conjugación del verbo templar… Por otra parte -como suele ser mi costumbre- es muy saludable acudir al Diccionario Panhispánico de Dudas…

Dibujo de: Monica Cid, tomada del blog Monica Cid - Cadernos
Texto tomado de: Gazapos y tropezones 
 
Quito, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin