martes, 19 de junio de 2012

«Lluro» es vocablo quichua y equivale a 'picado de viruelas'

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
Consulta¿Usted conoce el origen del adjetivo «lluro», que se usa para describir a la gente que tiene las cicatrices del acné? (Esteban Mayorga).

RespuestaEs un adjetivo de origen quichua que se usa también como sustantivo. Significa ‘persona que está picada de viruelas’. 

En la etimología de «viruela» está la respuesta de por qué también se emplea como equivalente de ‘persona que tiene cicatrices del acné’, veámosla:

«Viruela» proviene del latín variola, que a su vez se originó de varus (barro o granillo [acné]). Aquí está la justificación del uso de «lluro» con el sentido de huellas o marcas que dejan la viruela y el acné. 

«Lluro» no consta en el DRAE, pero sí figura su sinónimo: el adjetivo «ñaruso», que está marcado como ecuatorianismo. Con similar equivalencia semántica están registradas en este diccionario las frases coloquiales «cara de rallo», «cara empedrada» o «cara apedreada» (muy picadas de viruelas). Estas locuciones transmiten ideas peyorativas. Úsense con cuidado. 

El pronombre enclítico «nos» anula la -s del verbo que le precede
Consulta¿Se escribe regocijémonos o regocijémosnos? (Louis Echeverri).

RespuestaLa forma «nos» es pronombre de primera persona del plural. Puede ubicarse antes o después del verbo. En este último caso, va soldado a él. Analicemos estos dos usos con el verbo regocijar.

Cuando «nos» se antepone a la primera persona del plural del presente de subjuntivo, la forma verbal no pierde la -s: Deseo que nos regocijemos con la llegada del Año Nuevo. Pero si «nos» se usa como enclítico (va pospuesto al verbo), la forma verbal pierde la -s: Regocijémonos con la llegada del Año Nuevo

El mismo procedimiento debemos aplicar en otros verbos que suelen causar problemas en la mencionada conjugación del subjuntivo: Que nos alegremos. Alegrémonos (no alegrémosnos). Que nos cambiemos. Cambiémonos (no cambiémosnos). Que nos vistamos. Vistámonos (no vistamosnos). Que nos abracemos. Abracémonos (no abracémosnos). Que nos felicitemos. Felicitémonos (no felicitémosnos).

Además de estas recomendaciones, hay que considerar que las formas verbales que terminan en -s pierden esta letra cuando se sueldan al pronombre enclítico -se. De ahí que no es correcto decir ni escribir digámosselo sino digámoselo, comuniquémosselo sino comuniquémoselo, expresémosselo sino expresémoselo, etcétera.


FUENTES: DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA Y DICCIONARIO PANHISPÁNICO DE DUDAS, DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y LA ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA; DICCIONARIO CLAVE; DICCIONARIO DE ECUATORIANISMOS EL HABLA DEL ECUADOR, DE CARLOS JOAQUÍN CÓRDOVA.

Pintura de: Fongwei, tomada del blog 

Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com 

Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin