sábado, 1 de noviembre de 2014

De iconoclastas o iconómacos

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
La palabra iconoclasta procede del griego eikón, que se refiere a ‘imagen’, que a su vez se deriva de eoika (me he asemejado) y de klao, también griego que significa ‘yo rompo’.
De ahí que el nombre iconoclasta alude a una persona que practica la iconoclasia; es decir, que rechaza los dogmas establecidos por una religión y destruye los íconos de ella.
Según el Diccionario académico (en línea), iconoclasta es el hereje del siglo VIII que no estaba de acuerdo con el culto a las imágenes sagradas y las destruía. Incluso, perseguía a las personas que veneraban esas imágenes.
Iconoclasta también se emplea para referirse en general a los individuos que rechazan la autoridad de maestros y normas. De ahí que no aceptan los valores o costumbres que se adoptan de generación en generación. A estas personas se les dice también iconómacos.
Lo opuesto a iconoclasta es iconódulo, que está formado por ícono o icono (imagen) y dulía (veneración) = ‘culto o veneración a las imágenes o íconos’.
¿Las personas son abusadas o son víctimas de abuso?
«Abusar» significa ‘utilizar algo de manera impropia’, ‘aprovecharse de alguien’, ‘espabilarse, estar atento, ser agudo’: No abuses del licor, del tabaco, de mi paciencia.
Cáptese que el verbo «abusar» se construye con un complemento que empieza con la preposición «de», en el que se indica el tipo de abuso que comete la persona de quien se está tratando.
La construcción «mujeres abusadas sexualmente» es incorrecta, pues se ha forzado el uso del verbo abusar: prácticamente en ese contexto el participio «abusadas» cumple las funciones de adjetivo.
No hay que olvidar que los adjetivos califican o determinan a los sustantivos; entonces, al estar «abusadas» precedido de «mujeres» se puede interpretar, a partir del significado del adjetivo, que esas mujeres son perspicaces, aguzadas, listas, despiertas o agudas en el tema sexual.
No es recomendable tampoco la oración «mujeres son abusadas...» (pasiva perifrástica), porque transmite la misma ambigüedad.
Para no caer en estas incorrecciones o vicios hay que tener presente que «se abusa DE algo o DE alguien».
La frase «mujeres abusadas sexualmente» tiene algunas posibilidades de construcción: Las mujeres son víctimas de abuso...; Las mujeres son objeto de abuso..., Las mujeres sufren abusos... (Este último segmento es una reproducción de La esquina del idioma del 24 de febrero del 2013).
FUENTES:
Diccionario de la lengua española (2001) y Diccionario panhispánico de dudas(2005), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española. Breve diccionario etimológico de la lengua castellana (2000), de Joan Corominas.
Pintura de: Irit Bourla, tomada del blog Paintings By Irit Bourla
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin