martes, 18 de noviembre de 2014

Alias, seudónimos e hipocorísticos

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
El nombre «alias» significa ‘apodo’, ‘mote’ o ‘que reemplaza al nombre’. Los alias se crean a partir de una o varias características físicas o morales de las personas a las que aluden.
Suelen emplearse en el ámbito policial para referirse al apodo o sobrenombre de aquellas personas que delinquen. Aunque se registra con frecuencia en este ámbito, no es exclusivo de él, pues también se usan en otros grupos. De ahí que es normal decir, p. ej., Simón Bolívar, alias el Libertador (por su participación en la historia de América). María Elena, alias la Ricitos (por tener el cabello rizado).
Ortografía
En el párrafo que antecede, nótese que antes de la voz alias va una coma; también obsérvese que el artículo que introduce el apodo se escribe en minúscula y la denominación del alias va con mayúscula inicial.
La palabra alias se abrevia con una a entre paréntesis: N. N., (a) el Siete Vidas. Asimismo se puede omitir el nombre alias: Simón Bolívar, el Libertador. Carlos Alberto, el Científico. N. N., el Manos de Seda.
Cuando se usa el apodo sin el artículo y entre el nombre de pila y el apellido, es necesario aplicar algún resalte tipográfico como cursivas o comillas para que el alias no se confunda con los otros elementos del nombre: Pedro «Gato» Rodríguez fundará un instituto en favor del mundo animal.
Seudónimos e hipocorísticos
Los seudónimos son nombres que usan los escritores, artistas y periodistas, en vez del nombre verdadero. Los hipocorísticos son acortamientos, adjetivos o diminutivos que se usan de manera coloquial, infantil, cariñosa o eufemística para dirigirse a familiares, amigos y demás personas.
Ejemplos: Pájaro es el seudónimo de Francisco Febres Cordero, autor del libro Soy el que pude. Al cantante español Camilo Blanes Cortés se lo conoce más por el seudónimo Camilo Sesto. Pepe Lucho es el hipocorístico de José Luis; Charo o Charito, de Rosario; Goyo, de Gregorio.
También se construyen hipocorísticos con nombres comunes (Martínez de Sousa, 2003: 428-429); así, ma, peque y chiqui son los acortamientos o hipocorísticos de mamá, pequeño y chiquillo (también chiquilín, chiquito).
Obsérvese que los seudónimos son nombres propios; por lo tanto, van con mayúscula inicial. Percátese también de que los hipocorísticos pueden ser sustantivos propios o comunes. En estos últimos, la escritura es con letra normal y no necesitan ningún resalte tipográfico, como comillas dobles o simples. Para los seudónimos se recomienda la escritura con letra cursiva, cuando estos se ubican entre el nombre de pila y el apellido.
Esta columna se reprodujo del libro La esquina del idioma (2011), de Piedad Villavicencio Bellolio. Colección del Español Urgente. Editorial: Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.
Pintura de: Omar Jaramillo, tomada del blog omar-paint
  

Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin