domingo, 15 de marzo de 2015

¿Usted coloca o pone a alguien al teléfono?

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
«Poner» y «colocar» tienen matices que los unen, eso es indudable. Pero este lazo semántico no da libertad para que se usen como sinónimos en todos los contextos.
«Colocar» es acomodar, es poner a una persona o cosa en el lugar apropiado o donde corresponda. De ahí que se colocan los libros en el armario y, en sentido figurado, se puede colocar a una persona en una empresa. Y se dice en sentido figurado, porque a la persona en cuestión no se la lleva cargada como si fuera un monigote para luego acomodarla en el mejor sitio del lugar.
«Poner», en su primera acepción, también es colocar o hacer que una persona o cosa estén en un lugar. La segunda acepción es parecida a la primera. Estos son los matices que se cruzan entre estos dos infinitivos y que suelen imprimir ambigüedad y jocosidad en las frases, cuando no se presta atención al contexto.
Algunos ejemplos
Al momento de servir los alimentos no se coloca la mesa sino que se pone. Se coloca un dinero en el banco para hacer una inversión, pero se pone dinero cuando se trata de hacer una apuesta.
Se puede poner (no colocar) en apuros o aprietos a alguien. Y al momento de escribir algo en un papel, por ejemplo, una firma, esta no se coloca sino que se pone.
Las aves ponen o depositan huevos, pero jamás los colocan. Si las aves colocaran huevos, tendríamos que imaginarnos que con las alas acomodarían los huevos en algún lugar del gallinero.
Cuando alguien llame por teléfono y pregunte por su mamá u otro miembro de la familia, no hay que decirle «enseguida se la coloco», sino «enseguida se la pongo» u otra frase de similar matiz.
Y si de manifestar alegría se trata, póngase alegre y jamás se le ocurra colocarse eufórico.
En conclusión, cuando usemos estos verbos tengamos presente que el verbo «colocar» implica acomodar, ubicar en el lugar apropiado; en cambio, «poner» denota que el objeto puesto puede estar de cualquier modo e, incluso, en el sitio equivocado.
¿Es quemimportismo?
En la pronunciación rápida suele eliminarse un sonido (síncopa), así como se indica en la pregunta, pero en la escritura deben constar todos sus elementos: «quemeimportismo». Este sustantivo denota ‘actitud de indiferencia ante cualquier asunto o circunstancia’. Es decir, la persona con quemeimportismo no tiene inclinación ni rechazo hacia alguien o algo (no le importa nada).
El sustantivo «quemeimportismo» ingresó al diccionario académico en el 2001. Está registrado como coloquialismo de uso ecuatoriano. (F)
FUENTES:
Diccionario de la lengua española (2001) y Diccionario de la lengua española(2014), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.
Dibujo de: Thomas Thorspecken, tomada del blog 
Analog Artist Digital World
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com 
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin