sábado, 3 de enero de 2015

«Antisocial» y «asocial» no tienen sentidos equivalentes

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
Veamos sus significados por medio del análisis de sus componentes:
El prefijo «anti-» se refiere a lo opuesto o a lo que tiene características contrarias, que así como puede prevenir o proteger (anticorrosivo, antigripal) también puede lesionar o dañar. Precisamente en este último sentido se encasilla la palabra «antisocial», que debe emplearse para mencionar a la persona que está en contra de la sociedad y de las reglas establecidas en ella. Así, un antisocial es alguien que comete delitos o actos que atentan contra la seguridad de sus semejantes.
El prefijo a-denota negación (amoral [que no tiene conducta moral]) y ausencia o falta de algo. De aquí parte la idea de que un individuo asocial se aísla o evita relacionarse con otras personas, pues se le dificulta seguir el curso de una conversación o incorporarse a la sociedad.
Hay que tener cuidado con el uso de estos términos, ya que una persona que nunca ha cometido un delito puede ser asocial pero no un antisocial. En cambio, un antisocial (alguien que tiene actividades delictivas) puede estar plenamente integrado en un grupo social determinado, es decir, no es asocial.
¿La palabra «presidente» debe ir con mayúscula cuando se refiere a un mandatario?
No. Actualmente los nombres de cargos se escriben con minúsculas, sin importar el ámbito (militar, civil, religioso, público, privado) ni el rango al que pertenezcan. Tampoco influye en esta escritura el que estén unidos o no al nombre. Ejemplos: El presidente del Ecuador viajó a Bélgica. El presidente del Ecuador, Rafael Correa, se reintegró a sus actividades laborales. El papa Francisco almorzó con los trabajadores del Vaticano. El papa fue a pie al consultorio de su dentista.
Puntos suspensivos en medio de una frase textual
Cuando se interrumpe el discurso en la reproducción de citas, los puntos suspensivos deben ir entre corchetes o entre paréntesis, justo en el espacio de la interrupción. Ejemplo: «Luto en la corporación por la muerte de la académica y escritora Ana María Matute (...), fallecida hoy, a los 88 años» (RAE, 25.6.2014).
Cuando se emplea este recurso hay que considerar la continuidad lógica y sintáctica.
FUENTES:
Diccionario de la lengua española (2001), Diccionario panhispánico de dudas(2005) y Ortografía de la lengua española (2010), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española. 
Pintura de: Tsukiyo Ono, 
 
tomada del Facebook 
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
  
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin