miércoles, 27 de noviembre de 2013

¿Se venden o se vende plátanos?

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
Ambas formas son factibles. Según la Nueva gramática de la lengua española (NGLE), las oraciones pasivas reflejas y las impersonales pueden alternar con los mismos verbos y los mismos grupos nominales. Por esta razón no resultan extrañas construcciones como se (leerán - leerá) los estatutos en la sesión solemne; esas luces que se (ven - ve) a lo lejos...
En esta Gramática se explica también que la forma en singular (impersonal refleja) se usa en el español americano y en el europeo; pero en el ámbito americano es más común. Además se especifica que la alternancia entre pasivas reflejas e impersonales no está en función de factores geográficos, sino que pueden presentar diferencias semánticas:
«En la oración impersonal refleja contenida en el grupo nominal esas luces que se ve a lo lejos se pone el énfasis en el sujeto tácito, es decir, en la persona que percibe algo, mientras que con la pasiva refleja correspondiente se focaliza el paciente; por tanto lo visto: esas luces que se ven a lo lejos».
Ahora analicemos las estructuras «se vende plátanos» y «se venden plátanos», con más contexto y a partir de las recomendaciones de la NGLE:
Esos plátanos que se vende al atardecer... Oración impersonal refleja, el verbo va en singular porque no se enfoca la atención en el sujeto paciente (esos plátanos).
Esos plátanos que se venden al atardecer... En esta construcción la atención se centra en el sujeto paciente; o sea, «esos plátanos» (lo vendido). Oración pasiva refleja, el verbo debe concordar con el sujeto paciente. En este caso el verbo va en plural porque el sujeto paciente está en plural.
En la NGLE también se indica que en las construcciones que se forman con grupos nominales referidos a cosas, la oración pasiva refleja es la opción menos sujeta a restricciones. Asimismo se explica que en anuncios publicitarios es frecuente la impersonal con complemento de cosa (se alquila habitaciones; se vende helados); pero se puntualiza que suele requerirse la concordancia cuando se cambia de presente a otros tiempos verbales (es anómala Se alquiló varias habitaciones), cuando se usan determinantes (resulta rara Se vende estos pisos), cuando se cambia la posición del complemento directo de cosa (Varias habitaciones se alquilaba).
En los ejemplos del párrafo anterior y en construcciones de características parecidas, se recomienda el uso de la pasiva refleja, en la que el verbo concuerda con el sujeto gramatical o paciente: Se alquilaron varias habitaciones; Se venden estos pisos; Varias habitaciones se alquilaban.
FUENTES: DICCIONARIO PANHISPÁNICO DE DUDAS Y NUEVA GRAMÁTICA DE LA LENGUA ESPAÑOLA, DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y LA ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA.
Pintura de: Karin Jurick, tomada del blog A Painting Today
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin