domingo, 6 de enero de 2013

El contexto impone la presencia del artículo

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
ConsultaCuando se menciona a una autoridad eclesiástica, como un arzobispo, se dice «El arzobispo de Guayaquil viajó a Roma». ¿Por qué no se usa el artículo cuando se alude a un monseñor?; p. ej., «Monseñor Arregui visitó el hospital». (Ab. Guillermo Cuesta).

RespuestaEl artículo precede al sustantivo para precisarlo e indicar que el nombre referido es o no conocido por el emisor y los receptores.

En la oración «un monseñor viajó a Roma» se puede percibir que el emisor no tiene una idea clara del sujeto al que se refiere; por esta razón, construye el grupo nominal con un artículo indeterminado o indefinido, que en este caso es «un».

Esa misma indeterminación o vaguedad se transmite en la frase «monseñor viajó a Roma». Pero al decir «el monseñor viajó a Roma» el artículo determinado o definido (el) apunta a un eclesiástico específico, que previamente se ha mencionado o es noticia de actualidad. Es decir, el monseñor en cuestión es conocido por todos los integrantes del acto comunicativo.

En oraciones similares a las de la consulta se recomienda el uso del artículo, para marcar precisión en la frase. No obstante, esta regla es flexible, sobre todo, en el ámbito periodístico. De ahí que frases como ‘Arzobispo de Guayaquil viajó a Roma’ o ‘Monseñor Arregui visitó el hospital’ son normales en los titulares de los diarios, y como se puede apreciar transmiten una idea cabal.

En estos casos la ausencia del artículo no deja imprecisiones, pues en Guayaquil hay solo un arzobispo. Lo mismo ocurre con el otro ejemplo: al poner el título junto al apellido (monseñor Arregui) se descarta cualquier anfibología.

Pero si en un contexto más amplio nos referimos al mismo eclesiástico, el artículo puede ser de uso obligado. Veamos un ejemplo: La romería estuvo encabezada por arzobispo de Guayaquil. En este caso el artículo no puede omitirse; por lo tanto, la oración debe quedar así: La romería estuvo encabezada por el arzobispo de Guayaquil.

Dependiendo del contexto es posible prescindir del artículo, si esta omisión no hace perder precisión a la frase.

¿Décimo cuarta reunión o décima cuarta reunión?
Consulta: ¿Cómo va la concordancia de género en los numerales ordinales compuestos? ¿Vigésima segunda edición o vigésimo segunda edición? (Klaus Schmidt; Falls Church, Virginia [EE. UU.]).

RespuestaCuando los elementos de los adjetivos ordinales se escriben en una sola palabra, solo el primer componente permanece invariable en masculino, y el segundo debe concordar con el género del nombre al que está calificando: decimocuarta reunión, vigesimosegunda edición, decimosexta palabra. Percíbase que el primer elemento pierde la tilde.

Cuando se escriben en dos palabras, se marca la concordancia en los dos componentes en función del nombre al que acompañan: décima cuarta reunión, vigésima segunda edición, décimo séptimo congreso, décimo sexto capítulo. Nótese que este grupo conserva la tilde en todos sus elementos.


FUENTES: NUEVA GRAMÁTICA DE LA LENGUA ESPAÑOLA (2009) Y ORTOGRAFÍA DE LA LENGUA ESPAÑOLA (2010), DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y LA ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA.

Pintura de: Karin Jurick, tomada del blog A Painting Today
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin