viernes, 24 de febrero de 2012

«Huelga», como forma verbal, atenúa o resalta la intención comunicativa

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio

«Huelga», dependiendo del contexto, puede ser sustantivo o verbo.

Como sustantivo significa ‘paro o interrupción del trabajo para pedir mejoras laborales’; como verbo denota ‘estar sin oficio’, ‘descansar’, ‘estar sin uso algo’, ‘sobrar, ser inútil algo, estar de más o sobrentendido’; pero para llegar a estos significados, no deben buscar «huelga» (verbo), así, sin más, en el DRAE, sino que tienen que identificar su infinitivo, cuya forma no personal es holgar.

CON «HUELGA» SE ATENÚA O AUMENTA LA DUREZA DE UNA FRASE
Ahora hagamos otra reflexión. ¿Por qué usar la forma verbal «huelga» si su significado indica que lo que se va a mencionar ‘está de más’? Y si sobra decir aquello, ¿será que también estará de más usar la palabra «huelga»?

Dependiendo de a quién esté dirigida la frase, en determinados contextos esta forma verbal es de uso superfluo; por ejemplo, se puede omitir en frases como «huelga decir que los trabajos se deben entregar mañana» (dirigida a un grupo de alumnos); pero en otras oraciones actúa como elemento que atenúa o aumenta la dureza de una orden, encargo, solicitud o petición.

Dos ejemplos de los casos anteriores son estas construcciones: «Como es usted una persona comprensiva, huelga decir que espero una pronta respuesta». «Huelga decir que exijo una explicación». En esta última oración percíbase la doble intención comunicativa del hablante: «huelga decir...» enfatiza la exigencia; por lo tanto, exige dos veces. Pero en la otra oración, ayuda a la primera parte del periodo a suavizar el tono de la demanda.

¿ES VERBO NUEVO O ARCAICO?
«Holgar» consta en el Diccionario académico desde 1780, pero no se considera arcaico ni en desuso.

El significado de las formas «huelga o huelgan» (estar de más, sobrar) es nuevo, pues recién en 1989 se incluyó en el artículo «holgar».

La frase «huelga decir» no se usa con intención arcaizante, sino para aumentar el énfasis o atenuar la aspereza y severidad de los mensajes; pero hay que evitar su empleo en contextos en que puede resultar superflua o redundante.

ETIMOLOGÍA
«Holgar» procede de «folgar» (la /f/ derivó en /h/) y esta del latín tardío follicare (soplar, respirar, resollar, jadear, holgado).

Derivados: holgachón (que pasa bien, pero trabaja poco); holgado (que no trabaja, que tiene bienestar y desahogo económico, que es ancho [el vestido, el calzado]); holgura (anchura, regocijo, desahogo); holgadamente (que tiene holgura); holgadero (sitio donde la gente va a divertirse); holganza (sin trabajo, descanso, placer, contento); holgazán (que odia el trabajo); holgazanear (que le gusta estar ocioso); holgazanería (haraganería, aversión al trabajo); holgón (que le gusta divertirse); holgorio (jolgorio, regocijo, fiesta bulliciosa); holgueta (holgura o diversión). 


FUENTES: DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA, DICCIONARIO PANHISPÁNICO DE DUDAS Y NUEVO TESORO LEXICOGRÁFICO DE LA LENGUA ESPAÑOLA, DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA; DICCIONARIO CLAVE; BREVE DICCIONARIO ETIMOLÓGICO DE LA LENGUA CASTELLANA, DE JOAN COROMINAS.

Pintura de: Irit Bourla, tomada del blog Paintings By Irit Bourla
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin