miércoles, 24 de agosto de 2011

Más aplicaciones

Gazapos y tropezones
Manuel Corrales Pascual
De la Academia de la Lengua  
Ya en el año 1950, el académico panameño don Ricardo J. Alfaro nos advertía en su Diccionario de Anglicismos sobre el mal uso del nombre aplicación en español, con el significado de solicitud. Cito textualmente sus palabras: "Aplicación por solicitud o petición es uno de los anglicismos más irritantes y difundidos. Ni en ese sustantivo ni en el verbo aplicar, del cual es acción y efecto, se encuentra connotación alguna que se relacione con el concepto de pedir o solicitar. En inglés, el intransitivo to apply… tiene ese significado y de allí que application… denote el acto o documento por medio del cual se hace una petición. Son verdaderos ultrajes al idioma frases como estas, que se oyen y se escriben con frecuencia deplorable: 'El Consejo de Seguridad se reunirá el miércoles para considerar las aplicaciones de cuatro naciones para ser miembros de la ONU', 'Sírvase considerar esta carta como mi aplicación de ingreso', 'Debe usted firmar el formulario de aplicación y acompañar los documentos que allí se enumeran'". Hasta aquí, la cita textual del académico Ricardo J. Alfaro. El Diccionario panhispánico de dudas repite y actualiza esta misma doctrina: "No debe emplearse (el verbo aplicar) con el sentido de 'solicitar, especialmente por escrito', uso frecuente en el español americano por calco del inglés to apply: no se deben usar las expresiones "aplicar a un trabajo" ni "aplicar a una beca". Lo mismo cabe decir del uso de aplicación por solicitud, calco censurable del inglés application.

Lo que no termino de entender es qué significa ahora la tan usual expresión "aplican restricciones". ¿Puede algún amable lector ayudarme?

Dibujo de: Thomas Thorspecken, tomada del blog Urban Sketchers
Texto tomado de: Gazapos y tropezones Diario hoy.com.ec
Quito, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin