domingo, 5 de julio de 2015

¿Qué voz se recomienda?, ¿salvaguarda o salvaguardia?

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
Los sustantivos salvaguardia y salvaguarda son de empleo apropiado y funcionan como sinónimos de salvoconducto, custodia, protección, amparo y garantía. Ejemplo: En el Ecuador se aplicaron salvaguardias o salvaguardas a un grupo de artículos e insumos importados.
Según el Diccionario de la lengua española (DLE), salvaguarda o salvaguardia son nombres de género masculino cuando se refieren al guarda (guardián, vigilante, vigía) que se pone para la custodia de una cosa, como para los propios de las ciudades, villas, lugares y dehesas (prados) comunes y particulares, y para los equipajes en los ejércitos.
Salvaguardia también es la señal que en tiempo de guerra se pone, por orden de los comandantes militares, a la entrada de los pueblos o a las puertas de las casas, para que sus soldados no les hagan daño.
Asimismo este sustantivo se emplea con género femenino para referirse al papel que porta una persona para que se le permita desarrollar las actividades asignadas. En este punto, cáptese que salvaguardia equivale a pase o salvoconducto.
Estas tres acepciones se usaron hasta comienzos del siglo XX, pero en 1925 (mismo siglo) ingresó el significado de ‘custodia, amparo, garantía’. Justamente en esta acepción encaja el sentido que se da al asunto de las salvaguardias arancelarias. Por lo tanto, se reitera que tanto salvaguardia como salvaguarda son de empleo legítimo.
Locuciones con la palabra carajo
Para concluir el tema de la semana anterior, se presentan algunas frases con este cuestionado vocablo de uso coloquial.
«Mandar a alguien o algo al carajo» denota enfado o rechazo: Al carajo con tus explicaciones: ¡ya no te creo! «Del carajo» indica que lo que se está mencionando es muy grande o intenso: Hace un calor del carajo. Esta locución incluso puede usarse como un elogio: ¡Estás del carajo!, no pasan los años por ti.
«Importarle un carajo a alguien», en cambio, se usa para desdeñar o rechazar. También suele aplicarse en diminutivo con matices afectivos: Este carajito es adorable. Cáptese ‘este niño es adorable’.
Hay más locuciones sobre este tema, pero mejor cerramos aquí. No sin antes recomendar que esta palabra debe usarse con ponderación, pues, como ya vimos en la columna anterior, dependiendo del tono y del contexto, puede transmitir connotaciones positivas y negativas. (F)
FUENTES:
Diccionario de la lengua española (2014) y Nuevo tesoro lexicográfico de la lengua española, de la Real Academia Española; Diccionario de americanismos(2010), de la Asociación de Academias de la Lengua Española.
Pintura de: Karin Jurick, tomada del blog A Painting Today
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin