domingo, 13 de octubre de 2013

¿Por qué decir «libre albedrío» si en «albedrío» ya está el sentido de 'libertad'?

La Esquina del Idioma
Piedad Villavicencio Bellolio
Según el DRAE, se puede usar simplemente «albedrío», pues esta voz trae implícito el significado de 'libertad' para obrar. Pero este diccionario también incluye la frase «libre albedrío» como equivalente de 'albedrío'.
No obstante, al analizar los significados de «albedrío» y «libre albedrío», se percibe en estas expresiones un matiz importante que las distancia.
Revisemos esto a partir del Diccionario académico: «Albedrío» denota 'voluntad para decidir', es verdad, pero esa voluntad no está gobernada por la razón, sino que se da por capricho; es decir, según esta acepción, la decisión ocurre de manera mecánica o sin detenerse a meditar.
En cambio, en «libre albedrío» hay potestad para actuar, pero a partir de una reflexión, un análisis o una elección.
En sí, con «libre albedrío» se puntualiza que la decisión de lo que sea surge de discriminar entre dos o más opciones o de sopesar las consecuencias de tomar decisiones apresuradas.
¿La palabra «velorio» puede ser reemplazada por «velatorio»?
Por supuesto que sí. «Velatorio», según el DRAE, significa 'acto de velar (a un difunto)'; es decir, 'pasar la noche al cuidado de un difunto'. Incluso el término «velatorio» es más amplio, pues no determina la edad del difunto así como lo hace el vocablo «velorio», que denota 'velatorio, pero de manera especial cuando se vela a un niño difunto'.
En el Ecuador, se emplean de manera indistinta «velorio» y «velatorio» sin que la edad de la persona fallecida sea un factor importante en la elección del vocablo.
¿El gentilicio es lojano o lojeño?
No hay reglas fijas para formar gentilicios, pero se recomienda la fórmula de raíz o lexema + sufijo o morfema. Por ejemplo, del topónimo Loja más los sufijos -eño y -ano resultan los gentilicios lojeño y lojano. También entra en esta categoría el adjetivo lojense.
En la elección de un gentilicio priman los gustos de los habitantes del lugar o región. Así, entre lojano, lojeño y lojense, los originarios de Loja prefieren el gentilicio lojano.
Los sufijos que más se emplean para la formación de los gentilicios son: -ano: zamorano (de Zamora); -ense: carchense (de Carchi); -iense: parisiense (de París); -ino: montalvino (de Montalvo); -teco: guatemalteco (de Guatemala); -és: cordobés (de Córdoba); -í: iraní (de Irán); -eño: guayaquileño (de Guayaquil); -ero: habanero (de La Habana), sanjuanero (de San Juan); -ejo: popayanejo, cañarejo, biblianejo (de Popayán, Cañar y Biblián). Estas últimas grafías alternan en el uso con el sufijo -ense: cañarense, biblianense.
FUENTES: DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA (2001), DICCIONARIO PANHISPÁNICO DE DUDAS (2005) Y NUEVA GRAMÁTICA DE LA LENGUA ESPAÑOLA - MANUAL (2010), DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y LA ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA.
Pintura de: Tina Spratt, tomada del blog negis art 
Texto tomado de: La Esquina del Idioma Diario eluniverso.com
Guayaquil, Ecuador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin